EnglishEspañolDeutschPolskiNederlandsελληνικάItaliano

Política de Privacidad

EnglishEspañolDeutschPolskiNederlandsελληνικάItaliano

#libertad #dicha #amor #Jesús

El Amor es algo espléndido

Solo para ti

Regresé. Regresé. Al llegar, ustedes cantaban juntos en este intermedio frente a la cámara, y cantamos juntos:

Te amaré siempre,
Con un amor auténtico siempre.
Cuando hagas planes
Y necesites ayuda,
Te apoyaré siempre.
Quizá los días no sean claros siempre,
Ahí es cuando estaré siempre,
No por solo una hora,
No por solo un día,
No por solo un año,
Sino, siempre.

Para muchos de ustedes ahora, la idea de que Jesús esté apareciendo en todo este continuo es expresada por medio de historias milagrosas que se cuentan unos a otros, donde de pronto aquellos que sufrían un intenso dolor, soledad y abatimiento dicen de repente, "Espera, he escuchado una voz, he escuchado algo en mi mente que me hablaba, he escuchado una instrucción que se me ha dado de parte de un espíritu íntegro de energía al que no le preocupa en absoluto lo que parezco ser en esta capacidad que he asumido”.

Así que esta pequeña pausa de amor tiene que ver más con la energía de luz que te expreso en el reconocimiento de que de pronto nuestro prójimo, los hermanos, los enemigos, aquellos que odiábamos y detestábamos eran solamente ideas que teníamos acerca de nosotros mismos en nuestra mente, y que ahora el amor está empezando a venir directamente de la idea de estar acompañados por Jesús.


Quizá estés al tanto de esta referencia particular en la que vine en la que Jesús y yo estuvimos juntos aquí por un rato, como del hecho de que él está alterando de manera continua las frecuencias de luz que utilizas para expresarte conceptualmente. La verdad del caso es que cada vez que expresas lo que piensas, tienes disponible otro tú y hasta que no reconozcas quién es ese otro tú que de hecho está caminando contigo en este viaje, Jesús permanecerá aquí con nosotros... Jesús estará aquí con nosotros... con nosotros... con nosotros.

Recuerda, "Te di la lámpara" y te conduciré a tu verdadero Padre, Quien, como yo tiene necesidad de ti. Tu Padre te ama. El mundo del dolor no es Su Voluntad. Perdónate a ti mismo el pensamiento de que eso fue lo que Él deseó para ti. Mira: No puedes entender lo mucho que tu Padre te ama ... No puedes entender lo mucho que tu Padre -el viaje que estamos ahora completando- realmente te ama, porque no hay nada comparable en la experiencia del mundo que te ayude a entenderlo. Escucha conmigo: No hay nada en este mundo con lo que lo puedas comparar, y nada que alguna vez hayas sentido aparte de Él se puede asemejar remotamente a ello.

"No se asemeja en lo más mínimo.” Oh, eso fue hermoso, no por algo en particular. Así que la jornada en la que vamos a asumir la idea de un nuevo reflejo de luz, al estar ahora determinada por nuestro reconocimiento mutuo, es en cierto sentido como una especie de idea condensada relacionada a una asociación privada en tu mente. ¿Miramos por qué? El impulso de la conversión de tu mente va a venir inevitablemente de la simiente que utilizas para reconocerte a ti mismo.

En la medida que la energía del amor comienza a aumentar en intensidad, a muchos de nosotros nos resulta difícil validar el poder estar sintiendo tanto amor y tanta alegría cuando al asomarnos a este mundo y ver toda la aparente muerte y tragedia que nos rodea no parece haber razón aparente para sentirnos felices -y es que el otro mundo vive en nosotros en este momento y nos está ofreciendo continuas conversiones de lo que queremos ver en nuestra mente. En esta última jornada que duró ese ciclo de tiempo, empezamos a encontrarnos más y más aquellos que han decidido emprender con nosotros lo inevitable de un camino que se podría lograr dejando esta asociación de luz y viajando hacia el universo, por entender que era algo que nos tocaba hacer.


Gracias por tolerar mi esfuerzo de mostrarte la alegría que siento al expresar, en un libreto, mi determinación de estar contigo siempre sin importar en absoluto lo que parezco ser en este factor de mi mente. ¿Te digo por qué? Estamos compartiendo juntos de manera individual, en lo que parece ser una formulación corporal, el haber estado buscando fuera de nosotros una respuesta al problema que nos acosa en el sentido de que parecemos ir por ciclos de tiempo en nuestra mente en los que la evidencia que estamos buscando de alguna manera se disipa y empezamos a perder el amor que teníamos, y se nos dice que esa es la naturaleza de las cosas.

Mi salvador Jesús, desde el momento en que estuvo en este ciclo dijo: “La naturaleza de las cosas no es esa. Tú eres íntegro y perfecto tal como fuiste creado”. Y esa certeza es lo que le da significado a “siempre”. Esa certeza en ese momento de dicha conllevó una completa conversión en tu mente con respecto a lo que pensabas que eras.

Quiero decirles algo, en caso de no tener otra oportunidad, ya que muchos de ustedes están dejando este ciclo de tiempo por completo. Quiero expresar mi gratitud por la perseverancia ya que una vez él alumbró tu mente tal como lo hizo con muchos de nosotros, cuando de momento no pudimos encontrarlo, algunos de nosotros perdimos confianza en la idea de que él estuviera allí. Él siempre estuvo allí, pero tuvimos momentos en los que quizá nos asustamos por la luz que de repente empezaba a ascender o descender en nosotros en esta alternativa, pero él está aquí y está ahora compartiendo su camaradería, su cercanía con todos nosotros, con todos.

Aquellos de nosotros ahora involucrados en este procedimiento, en este esfuerzo en la tierra, estamos empezando a descubrirnos al reconocer esta idea en nuestra mente. Gracias por eso. Sí, veo que acabas de tener un atisbo de luz. Esto es hermoso. El destello de luz que estamos compartiendo no viene de nuestros cuerpos. ¿Vamos a compartir por qué? La luz original de nuestra formulación corporal vino con nosotros cuando llegamos a este ciclo de tiempo, pero ha sido mitigada y debilitada por la idea de que los reflejos de luz en el espacio/tiempo que hemos estado recibiendo no poseen todo el poder de la mente -el poder de la mente que acabas de descubrir en la relación que tenemos tú y yo ahora.

Lo básico de la idea según decides cambiar tu manera de pensar es ofrecerle a Dios, al Espíritu Santo, tu aceptación de que todas las decisiones que has estado tomando con respecto a ti mismo no coinciden con la dirección que Dios te ha estado dando. El Amor que Dios siente por ti no se preocupa por tu capacidad de decidir los resultados que deseas en tu mente -en tu propia mente, en tu propia mente- tu propia mente. Escucha, escucha esta plegaria, escucha:

Padre, tan solo necesito contemplar todo aquello que parece herirme,
y con absoluta certeza decirme a mí mismo:
"La voluntad de Dios es que yo me salve de esto",
para que de inmediato las vea desaparecer.

Tan solo necesito tener presente que la Voluntad de mi Padre para mí es felicidad,
para darme cuenta de que lo único que se me ha dado es felicidad.

Tan solo necesito recordar que el Amor de Dios rodea a Su Hijo y mantiene
su inocencia eternamente perfecta, para estar seguro de que me he salvado
y de que me encuentro para siempre a salvo en Sus Brazos.

Yo soy el Hijo que Él ama. Y me he salvado porque Dios en Su misericordia así lo dispuso.

Te doy nuevamente las gracias por todo el amor que me has dado, porque te amo, y los aspectos por los que nos estamos viendo me han permitido decirte: "Haré lo que sea en el universo". Y lo digo literalmente. Haré lo que sea una vez empiece a ver cuán inevitable es el que haya otro lugar y tiempo disponible para mí en este ciclo de tiempo. Porque Dios nos ama a todos y cada uno y podemos decir juntos: "Dios nos bendice a todos". Y te veré en un momento según vuelas y te marchas de aquí. Podrías estar recibiendo una llamada en cualquier momento para echar un buen vistazo a la idea de que él esté de vuelta en esta secuencia de tiempo. Hemos tenido bastantes ideas de crucifixión; de repente él está aquí en la resurrección –en la resurrección, en la resurrección de tu mente- en la resurrección de tu mente.

Fragmentos de:

El Amor es algo espléndido

Episodio I – Solo para ti

con el Maestro de maestros de Un Curso de Milagros