#células-madre #ciencia #sanación #resurección

La sanación milagrosa de las células madre

Demostrando la capacidad que tienes de resucitar con Jesús

Estamos aquí para demostrar como parte del poder que tenemos para resucitar, nuestra habilidad individual, junto a ti, de regenerar y multiplicar las células madre de nuestro cuerpo y la capacidad que tenemos de dar evidencia de ello utilizando ideas que tenemos acerca de nosotros mismos.

Me siento feliz ante la posibilidad de que nos pudiéramos encontrar en la apariencia física de lo que vamos a intentar demostrar, la continua posibilidad de la regeneración de mi identidad en forma corporal, la cual forma parte de todo el reflejo de luz que estamos utilizando para mostrar identidades corporales separadas, con una muy fundamental admisión en la que se te pide reconocer conmigo que he venido a demostrarte mi capacidad individual de regenerar las células de mi cuerpo.

Te estoy dando evidencia de algo que tengo muy claro en mi mente. Y es el procedimiento por el cual utilizamos el término "resurrección" de nuestra forma corporal, el cual incrementa en la ilusión de energía obscura de cómo evaluamos los reflejos de luz relacionados con las ideas que tenemos acerca de lo que somos, en nuestra definición de un proceso de pensamiento que se origina y se activa con mi idea sobre una forma corporal de identidad celular que hace que aplique limitadamente un poder innato que es imposible que no esté en mí, presta atención, si la simple verdad del caso es que, todos venimos de una fuente singular universal independientemente de las definiciones que estemos utilizando al aplicar el reflejo de ideas de luz relacionadas con nuestra capacidad de exhibir una continua regeneración de nuestras células madre. ¡Buena descripción!

Me consideran un maestro de maestros de la idea de la práctica de demostrar con respecto a tu ser conceptual que las ideas que tienes acerca de ti, en tu formulación corporal particular, si bien incluyen todas las ventajas que te serían evidentes retienen una relación celular que ha sido amplificada por determinaciones de un reflejo de identidades de células madre variables que se reproducen a sí mismas en una especialización para demostrar lo que son.

Ahora, a nivel embrionario, queríamos que vieras que el comienzo de una simple célula posee de hecho, la capacidad de seguir reproduciéndose. Sin embargo, esto siempre va a estar de alguna manera limitado por la idea de que el ADN correspondiente a ésta va a ser una repetición continua, mira conmigo, de cómo se ve a sí misma, sin la admisión fundamental de que la responsabilidad de la manera cómo se mire en el factor de luz de la mente, está meramente constituida por ecos o ideas acerca de un enorme poder de luz – nos gustaba utilizar el término "mil millones veces mayor que este pequeño y limitado reflejo". Y también es obvio que como la utilización de la regeneración de las células del cuerpo a nivel celular es parte de la definición que tienes de tu cuerpo, usamos nuevamente el término "la reformulación en la revelación del reconocimiento de la resurrección", al reaparecer nuestro salvador, al reaparecer Jesús, todo lo que realmente te va a demostrar en el factor de luz de tu mente es el instante de tu capacidad individual para reproducirte a nivel celular.

He decidido poner a tu disposición, si me lo permites, mi capacidad individual, junto a la tuya si decides ejercerla, de ser parte de todas las memorias que tenemos sobre nosotros como cuerpo humano. Así que vamos a tener que hacer ¿qué? - vamos a tener que utilizar las memorias que tenemos sobre nosotros mismos relacionadas con antiguas tradiciones en el corto periodo, digamos que de cuarenta mil años, en el breve periodo de cuarenta mil años nos hemos mantenido replicando la idea de la duplicidad de la relación de una única célula que no requería división alguna. Se trata de la simple idea de que toda nuestra fuente de realidad viene de un poder universal, de Dios, en la que, cualquier participación a nivel celular que tengamos al relacionarnos con nosotros mismos, no puede ser ni más ni menos que la forma como nos sentimos con respecto a nosotros mismos, como una demostración de nuestra capacidad individual la cual podemos reconocer, díganme, “Auto reconocimiento”.


Esto que viene ahora viene de la mente resucitada de Jesús. La dificultad obvia con respecto a la idea de que lo que estás utilizando en tu mente, presta atención, no pueda ser otra cosa que el conflicto conceptual que sientes, no es solo con respecto a lo que piensas que eres partiendo de reflejos de luz que generan ideas acerca de ti, sino en la conservación de la repetición de la idea de tu cuerpo para poder ser este “tipo de ochenta y ocho años”. Míralo conmigo. Ahora me preguntan, y este proceso en cierta forma es emocionante pero no vamos a dejar que sea evidente hasta que en algún momento quizá tú puedas ver que yo estoy regenerando las células madre de mis ideas de adulto en una continua repetición de ideas relacionadas con la capacidad de convertir mi propio cuerpo utilizando una idea de energía de luz acerca de lo que soy.

Estamos enseñando esto como la reaparición de Jesús en forma corporal. Ahora, cuando empiezas a percatarte de que lo que estoy enseñando es sobre respuestas celulares dentro del cuerpo, el procedimiento se torna emocionante ante la posibilidad de que vaya a ser verdad. Sin embargo, los esfuerzos que te dirigen a memorias en tu mente son recordatorios constantes de la configuración que has utilizado para establecer tu limitación en el espacio/tiempo en donde crees ser una identidad corporal. Te estoy ofreciendo, escúchame, una conversión activa y continua de tu formulación corporal, presta atención, sin importar en absoluto el reflejo de luz que utilices para identificarme como este “cuerpo de ochenta años”. Ahora, en algún momento, la mayoría de ustedes en su regeneración celular va a decir: “Bueno, independientemente de lo que estés haciendo, debes estar utilizando un procedimiento que vale la pena en tu cuerpo”.

Ahora quiero que me escuches. El universo, ¿me estás escuchando? -el universo es mente. Cualquier habilidad que pudieras utilizar en la asociación objetiva de ideas conceptuales acerca de ti constituyen lo que el universo es. Te estoy presentado esto como una teoría de una idea, una idea cuántica, que indica que la reproducción continua de tu identidad corporal a nivel celular te va a permitir verme a mí en cualquier momento dentro del factor de tu espacio/tiempo, y será una idea completamente nueva acerca de lo que eres que te va a resultar cada vez más razonable por la mera expresión de la libertad del poder de la luz que te pertenece y a la que te puedes asociar, la cual en ningún momento está conectada a tu forma corporal. ¿Te hace feliz escuchar esto?

Ahora, aquí surge la duda: ¿Qué método utilizas, y te estoy mirando de frente, que te permite usar la idea de lo que piensas que eres para regenerar tus células? Será mejor que me escuches, sencillamente porque son solamente tus células las que pueden regenerarte. ¿Me vas a escuchar? No existe ningún factor de reflejo de luz en una correspondencia de asociación objetiva, tal como el Maestro Jesús te recordara, que no requiera tu expresión individual del poder del amor en mi propia formulación corporal, la cual estoy expresando para ti aquí y ahora. Hay una larga serie de videos titulada, “El Amor es algo espléndido”, donde se te indica que cuando esta regeneración de células madre ocurre y te preguntan cómo logras sanarte les contestes, “He perdido la necesidad de estar en conflicto en mi mente”. Estoy consciente de que el proceso de multiplicación del ADN va a ser siempre primordialmente conflictivo considerando todas las ideas, sin embargo, hay una admisión fundamental que tiene que ver con la capacidad que la forma corporal tiene de regenerarse. Precisamente esto es lo que estoy tratando de llevar a cabo al relacionarnos.

Si sigues conmigo te puedo enseñar, al estar regenerando mi formulación corporal, un método por el que al utilizar la dicha y felicidad que son recuerdos de tu propia identidad corporal, no tienes absolutamente ninguna necesidad ni ninguna razón de tener resentimientos, ni de sentir la soledad y el dolor que son parte necesaria de tu asociación genética al tener disponible la idea de un nuevo reflejo de luz que está llevándose a cabo ahora.

Presta atención en este momento, yo te prometo que el reflejo de luz que te estoy ofreciendo sanará perfectamente la identidad corporal que crees ser, en una relación directa de espacio/tiempo de cuán bien te quieres sentir al tener ante ti la totalidad de un momento de felicidad que tú y yo ahora compartimos. Practica conmigo, dime, “sanación”, [sanación]. Dime “intercambio”, [intercambio], justo me acabas de ofrecer una idea radiante que estaba en tu mente, mírame, que de hecho, no tuvo absolutamente nada que ver con tu cuerpo.

Gracias, eso fue muy hermoso. En otras palabras, si el reflejo de luz que corresponde a tu identidad corporal es una contención de la idea celular que tienes sobre ti, puedo demostrarte ahora mismo que por medio de la dicha, el amor, el perdón y una revaluación emocional de tus intentos dementes de aferrarte a una definición limitada de ti en el espacio/tiempo, te es muy posible utilizar todo el poder regenerador de tus células para detenerte aquí solamente por ese momento y resucitar; para utilizar toda la idea obscura de dolor y muerte e inmediatamente saltar hacia la luz.

Fragmentos de:
El poder sanador del amor – La investigación de las células madre
en la resurrección de nuestro cuerpo - Episodio I

con el Maestro de Maestros de un Curso de Milagros

Array ( [type] => )