#cancer #sanación #milagro #ciencia

La única respuesta

Ama tu cáncer

Una charla con el Maestro de maestros de Un Curso de Milagros

Continuando con el entrenamiento mental de Un Curso de Milagros con la intención de lograr una percepción diferente de todo y todos en el mundo.

Ésta es una invitación a un gran experimento.

Tan solo por un momento, deja a un lado los prejuicios de la manera que has utilizado para establecerte como ser humano y escucha estas palabras con el corazón.

Tan solo por un momento, permite que este sencillo mensaje de amor y verdad trascienda la razón y nota cuan rápidamente la razón sigue sus pasos según tu mente se abre a la radiante luz de tu reunión con la mente eternamente creadora de Dios.

Independientemente de lo que creas ser o dónde parezcas encontrarte en este desesperado mar de caos que es este mundo, permite que el aliento de esta voz atemporal de una mente resucitada reviva en ti la ancestral memoria de tu propia perfecta realidad.

Eres llamado a cumplir con el único propósito que pudo haber tenido tu visita a este mundo fútil de soledad y muerte.

Ese propósito es escaparte de él por medio de este mensaje de salvación.


La única respuesta

Ama tu cancer

Estoy haciendo eso –en algún lugar en mi asociación me estoy comunicando con mis propias formas de pensamiento. Estás teniendo experiencias de comunicación aquí. Esto es lo que quiero que veas: lo llamamos comunicación celular. Es extraño que incluída en cada identificación errónea corporal a nivel celular, o en su formulación limitada de comunicación consigo misma- la simple amenaza que tiene en sí misma– se encuentre su completa asociación, la cual utiliza como su propio poder.

Estoy haciendo eso –en algún lugar en mi asociación me estoy comunicando con mis propias formas de pensamiento. Estás teniendo experiencias de comunicación aquí. Esto es lo que quiero que veas: lo llamamos comunicación celular. Es extraño que incluída en cada identificación errónea corporal a nivel celular, o en su formulación limitada de comunicación consigo misma- la simple amenaza que tiene en sí misma– se encuentre su completa asociación, la cual utiliza como su propio poder.

Hay una advertencia que le he hecho a algunos de ustedes que quiero explicar hoy; y espero poder explicarla, porque podría formar parte de lo que se enseña en la Academia si lo pueden entender. Obviamente la asociación celular… Voy a utilizar esta consciencia porque la miré y le dije: “Eres todo un cáncer”. Déjame ver si puedes entender esto conmigo. Me apena tener que decirte esto, lo cual es una conclusión a la que han llegado los microbiólogos o los que sean: La única célula que han comprobado en la asociación celular como eterna es esa jodida célula cancerosa. Obviamente, tus células cancerosas están tratando de decirte algo relacionado a su insatisfacción con la organización que tú les impones por medio de tu memoria genética.

Lo voy a leer porque salió en la revista “Life” la semana pasada y lo más sorprendente del artículo es que habiendo determinado que la duración de… es que contiene descripciones del término provenientes del cromosoma- A mí en realidad eso no me concierne. Pero lo que están intentando hacer es tomar la célula cancerosa, utilizar la parte de ésta que es eterna para identificarla en su continua limitación. Eso es exactamente lo opuesto a lo que deberían hacer. Obviamente porque para ellos, la vida es longevidad, en vez de ser la conversión de la asociación perceptual. Escúchame, no me importa si escuchas esto o no, te lo he dicho y te lo voy a repetir otra vez y te vas a morir de miedo. La verdad del caso es que las asociaciones perceptuales que se asocian a Un Curso de Milagros –lo dije la primera vez que lo vi- van a tener una gran tendencia a desarrollar cáncer. Esto es un hecho y a ti no te gusta. Pero lo que no entiendes es que para mí no hay nada más beneficioso que un cáncer. Obviamente se trata del uso del poder de una célula, el cual puede ser utilizado por todas las células, en vez de ser negado, en cuyo caso se establecen defensas para atacar las células que de hecho ¿solamente están haciendo qué? Usurpando el poder de Dios para multiplicarse, que es exactamente lo que todas las células hacen, ¿no es así? Porque se identifican en la limitación de las proyecciones que tienen acerca de ellas mismas.

Hay un señor, Bernie Siegel, que tienen que lograr que venga acá. Él dice que puedes hacer que tu cáncer se vaya por medio de la risa. Obviamente eso es cierto. Él no da muchas explicaciones al respecto pero, la mayor broma del universo es el cáncer. El cáncer es lo que Dios es. A ustedes esto no les gusta. Lo que quieren hacer es limitar su relación celular. Obviamente, la demostración cuántica de cada célula individual es su completa realidad. ¿Qué es la especialización sino la muerte? La especialización no es otra cosa que la muerte. Dependes de la especialización de tus mecanismos limitados de comunicación para no ver que eres pleno.

¿Quién está de acuerdo conmigo en esto? Nos enfrentamos a una situación en la que demuestras perfectamente lo que es una comunicación limitada. Tendrías que estar haciéndolo, de lo contrario no podrías saber que lo haces. ¿Quién ve esto? Obviamente, estás utilizando un poder proveniente del universo para demostrar una asociación corporal. Jesús dice que hacer esto es cortar la comunicación y es claro que es así. Pero recuerda que no hay nada fuera de tu mente, ya se trate de una extensión de la mente de Dios o de una proyección de tu mente. Se trata siempre de una asociación ¿con qué? ¡Contigo mismo! ¡Tú mismo, tonto! Estás meramente en una asociación en tu mente. Estableces el conflicto para verificar la necesidad de conservar la especialización. ¿Lo entendiste? Y vas a utilizar los recursos de esa memoria genética en ese yo y eso es lo que llamamos proceso de envejecimiento. ¿Me entiendes? Y así terminas con una cosa horrible. Mira esta pobre mujer. Mírense ustedes mismos, tontos, miren lo que hacen. Realmente piensan que hay una diferencia entre una célula y la otra, y tu problema precisamente es ver una diferencia entre las dos, porque entre estas dos células o hay una asociación de integridad o hay una asociación limitada la cual se intercambia en un conflicto especial dentro de la organización celular. ¿Lo entendiste? Es una forma de comunicación limitada que se basa en una memoria genética la cual debe ser una condición de longevidad. Y se utilizará hasta el final –pero no tiene por qué ser así.

¿De cuál capítulo hablamos, del seis? Finalmente consumes la realidad, porque la realidad no es el potencial de una relación celular. ¿Quién está escuchando esto? Se trata del Capítulo sexto de Un Curso de Milagros. Crees tener la habilidad y el potencial de proclamar tu realidad combinando tu memoria genética. Y tienes que hacerlo. Y lo estás haciendo. Pero recuerda que el concepto fundamental de la asociación con uno mismo, -esto es, la propia autonomía propia- se fundamenta en la disociación, no en la asociación. Es una ruptura en la comunicación. Cuando esto ha ocurrido, va a continuar reflejando la ruptura dentro de la mente perceptual. ¿Lo entiendes?

¿Qué es lo que ha evolucionado en lo que está pasando en tu cuerpo? Estás tomando un vehículo de comunicación diseñado para ser limitado, y por medio de la negación del conflicto, el cual es la auto-identidad, formulas un nuevo propósito creador que emana de la mente cuyo fundamento es la inevitable realización de que lo único que hace es crear, y que el problema con ese concepto a nivel celular es lo que el cuerpo es. Si fuera verdad que el cuerpo pudiera continuar comunicándose solamente consigo mismo, el tiempo se prolongaría en un estado de conflicto por siempre y para siempre. Pero recuerda que la naturaleza fundamental de lo que tú llamas vida o existencia es el conflicto, porque se trata del conflicto entre dos células.

Bien, aquí tenemos la clave de todo esto: Ninguna de las células es real y hasta que no te des cuenta, vas a continuar rechazando uno de los conceptos por tener aparentemente en ti una asociación más ventajosa a nivel celular. Tú llamas a esto balance, y te dedicas a hacer todo lo posible para asegurar que tu hígado se lleve bien con tus pulmones. Ahora, tu hígado ha sido diseñado para funcionar junto a tus pulmones, pero solamente de acuerdo a su mutua asociación en la memoria del mecanismo de lo que cada cual es. ¿Lo puedes ver? Es un artefacto de conciencia, ¿verdad? ¿Será que puedes aceptar el hecho de que la clave de esto es que ninguno de los dos sea real? Si entre las dos asociaciones, las cuales son proyecciones de cada una, hay solo otra proyección, las células van a continuar dividiéndose en la asociación limitada que tienen entre sí. Cuando una de ellas al sentirse más amenazada en la asociación, empieza a reproducir una célula para durar más. Finalmente, ahí tenemos el cáncer. Pero esa célula simplemente va a utilizar el poder singular del universo para replicarse. A esto se le llama “robar el fuego de los dioses”. Y se hace a nivel celular. Y lo que tú haces con esto es asombroso. Llamas otros mercenarios para atacar y destruir tus propias células en tu relación celular. Esto no tiene absolutamente ningún sentido.

Ésta es la clave: No es solamente que no tenga sentido, es que no es real. La comunicación, para ser real, tiene que ser íntegra. La comunicación limitada en la forma nunca es real. Cuando Dios te creó, te hizo parte de Él. Ésta es la razón por la que el ataque dentro del Reino es literalmente imposible. (Del capítulo seis: La única Respuesta). Nunca ocurrió. No podrás entender el conflicto hasta que entiendas por completo el hecho fundamental de que no se puede conocer nada por medio de la identificación con el cuerpo, ya que lo único que éste hace es reflejar sus propias asociaciones. Te estoy ofreciendo esto si lo quieres escuchar. Ahora, el Espíritu obviamente nunca es el primero que habla, pero siempre le contesta a cada asociación, porque cada asociación es íntegra en sí misma. Es imposible que no sea así.

Recuerda que la forma o el concepto surgieron de la ruptura en la comunicación inicial con el propósito de expresar partes de cada cual que no eran reales. Ahora, la mente dividida, la mente humana, literalmente, no puede escuchar el Espíritu. Pero sí cree que una parte de la mente que la creó está en su contra, y la llama cáncer. No no, la llama cáncer. Se convierte en algo maligno. Esa fuerza está tratando de hacer que la mente sea íntegra y ésta trata de defenderse de ella. E interpreta esto como una justificación, literalmente, para atacar a su creador. Cree que la mejor defensa es el ataque, y quiere que tú lo creas así también. A menos que tú lo creas, no te vas a poner de su parte, y la mente dividida se siente necesitada de aliados, pero no de asociaciones reales.

Escucha, esto es lo que pasa. Al percibir en tu mente algo ajeno a ti mismo, tu mente dividida, la asociación de las formas de pensamiento en el cuerpo, ¿qué hace? Se dirige al cuerpo para conseguir un aliado, porque el cuerpo no es parte de ti. El cuerpo no es parte de ti.

Una vez más, el cuerpo no es parte de la mente íntegra. El cuerpo ya es una proyección de la limitación, es una proyección de ésta y se utiliza en esa asociación. Mira lo que pasa entonces: Se fabrica el cuerpo, el vehículo de comunicación, el amigo del ego,-esto es, el amigo de la mente dividida, porque puede darse a sí mismo un nombre: “Mi nombre es Jane Doe. En mi mente soy algo en asociación conmigo mismo.” Ahora, se trata de una alianza, la cual francamente está basada en la separación, y se admite que está basada en la separación y que se concentra en sí misma. Si te apoyas en esta alianza, si te vas al bando de la tierra, si apoyas tus identidades aquí, te va a dar miedo por haberte unido a una alianza que atemoriza, la cual se protege a sí misma en su propio cuerpo-mente. ¿Es así? Obviamente, te estoy pidiendo que dejes de ser humano pero tú no quieres hacerlo. Te quieres proteger y quieres asociarte con la forma.

Aquí tenemos la clave del asunto: Nada en esa asociación es real. ¿Lo repito, lo entendiste? Siempre se trata de un reflejo de la necesidad de mantener lo poquito que es el cuerpo en una comunicación limitada. Y lo hace muy bien. Y lo que te amenaza, obviamente, es Dios. Aquí tenemos una oración encantadora: La mente dividida, la cual no es real, utiliza el cuerpo para conspirar (unirse) contra tu mente y como la mente dividida, el ego, se da cuenta que su “enemigo” puede acabar con ambos sencillamente reconociendo que ninguno de estos es parte de ti, se unen juntos en el ataque. Y esto es literalmente verdad. Cualquier forma se une a otra para atacar su propia realidad. ¿Lo entendiste? Ésta es quizá la percepción más extraña de todas, si consideras lo que involucra. Sé que muchos de ustedes todavía siguen pensando: “Ah, mi mente dividida es real.” Eso es absurdo. Las asociaciones que tienes acerca de ti no son verdaderas y nunca lo han sido.

Ahora, el ego, el cual no es real, intenta persuadir a la mente, la cual es real, de que la mente es su mecanismo de aprendizaje. Y hace exactamente lo opuesto. Tú intentas decirle a Dios que puedes demostrarle lo que eres. Eso es lo que acabo de decir. ¿Lo entiendes? Luego juzgas a Dios en una relación en la que Él te reconoce como mente dividida. ¿Puedes escuchar esto? Sigues tratando de persuadir todas esas asociaciones de tu mente de que son reales, y no solo eso, sino que si no trataras de convencerlas de que son reales, se convertirían en Dios. Puedo llevarte un poco más lejos. Si no trataras de persuadir a Jane Doe de que es Jane Doe y de que tú eres tú, ambos se convertirían en Dios. Primero por medio de la conversión del vehículo de comunicación que has diseñado para no comunicarte. Debes utilizarlo, porque ha sido diseñado para no lograr la comunicación. Afortunadamente, ha sido diseñado perfectamente para no lograr la comunicación. Tiene que ser así, porque es parte de la comunicación total. ¿Quién está escuchando esto?

De manera que, si perfeccionamos tu completa incapacidad de comunicarte, la cual llamas habilidad, automáticamente regresas a lo que verdaderamente eres. Pero tú sientes que eso es tener cáncer, porque cada célula empieza a demandar el ser reconocida y utiliza ese poder en su propia limitación. ¿Cuál es la respuesta a todo esto? ¡Amar! Pero recuerda que cualquier asociación perceptual literalmente niega el amor, que es lo que la creación es. A lo mejor, quizá, empiezas a pillar de lo que esto se trata, de manera que los grupos de Un Curso de Milagros que se reúnen para atacarse unos a otros y negar este mensaje por medio de la afirmación del poder de sus mentes, lo que de hecho están haciendo es promoviendo el cáncer en vez de cultivar a Dios.

Pero recuerda que Dios y el cáncer son lo mismo. No estoy seguro de que todos ustedes lo vean. De alguna manera, te gusta separar la identidad celular. Pero si introduces armonía en las células de tu hígado y de tu corazón o pulmón, van a funcionar perfectamente en esa asociación de comunicación hasta que llegue el momento en el que al cuerpo le toca dejar de existir.

Muchos de ustedes están muy cerca del momento en el que el cuerpo desaparece sencillamente porque el cuerpo no es otra cosa que un reflejo de la mente irreal, que es lo mismo que decir que están dormidos, reflejándose a sí mismos su propia asociación. El ego (el diablo), que no es real, trata de persuadir a la mente, que sí es real, de que ella es su recurso de aprendizaje; y lo que es más, de que el cuerpo es más real que ella. Lo hace de manera literal. Nadie en su mente recta sería capaz de creer eso, y nadie en su mente recta lo cree. Y al estar en mi mente recta, no creo que te puedas separar en tu mente y meramente comunicarte con la nada. Si observo un cuerpo limitado –una asociación- y muchos de ustedes están llegando a esto ahora- me parecerá obvio que el cuerpo no está en comunicación. Esto debe comenzar a ser verdaderamente obvio. Lo miras y está como diciendo: blah, blah, blah… No tiene nada que ver con la realidad. Es una barrera para tu asociación real, un reflejo que sale de ti para aferrarte a tu identidad. ¿A qué diablos te aferras? Tienes que seguir haciéndote esta pregunta, porque te vas deshacer. No solamente te va a suceder eso, sino que te has preparado para hacerlo, y esto está contenido a nivel celular. Esto es lo que puedes leer aquí en este artículo.

¿Ves por qué la pregunta: “¿Qué soy?” no tiene sentido? ¿Lo puedes entender? Escucha, pues, la única respuesta que te da el Espíritu / Dios / Tú mismo a todas las preguntas que planteas: Eres una criatura de Dios. Eres Dios creando, una parte de Su reino de incalculable valor, que Él creó como parte de Sí Mismo. No pueden separarse de Él. Tontos, ¿por qué no prestan atención a esto? ¿Qué pepinos es lo que temen? Solamente le tienen miedo a su propia mente.

Si lo quieres examinar, dale, hazlo. Estás completamente equivocado en la asociación. Porque siempre estás equivocado en lo que piensas, y te cuesta mucho admitirlo. Pero la verdad del caso es que no hay tal cosa como conflicto. Lo siento mucho, tengo que decirte esto. A muchos de ustedes les debe parecer obvio que la existencia no es lo que la vida es. Vamos. Lo más que puedes decir acerca de la existencia es que va a desmoronarse y que tú vas a morir. ¿Me estás diciendo que puedes aguantar y que puedes sufrir el dolor y la angustia por la pérdida de esas cosas que has construido en tu mente? La solución más sencilla debe ser que nada de esto es real. No hay ninguna otra solución. Tiene que ser obvio, si haces que alguna parte de eso sea real, vas a continuar reflejando la asociación en tu mente. Y lo haces. Esta es la gran unión de la que se habla aquí. Llevar todas tus formas de pensamiento a la armonía del único propósito del universo, el cual es crear, que es lo que está ocurriendo en ti.

Lo único real es Dios y no existe nada más. Has escogido un sueño en el que tienes pesadillas, pero el sueño no es real y Dios te llama para que despiertes. No va a quedar nada de tu sueño cuando lo escuches, porque vas a despertar. Estás soñando acerca de este mundo. Te lo dije. Te lo dije, te lo dije. Estoy en tu propio sueño diciéndote que estás teniendo un sueño acerca de este mundo y que nada de eso es real, que allá afuera hay todo un universo esperando a que despiertes. No solo estoy haciendo esto, sino que estoy haciéndolo utilizando los símbolos de tu realidad. Cuando tienes la posibilidad de tomar estos símbolos, los cuales hasta ahora has identificado en tu relación celular en limitación resultando solamente en muerte –consumiéndote a ti mismo- y puedes convertirlos o enfocarlos en una memoria de asociación total de ti junto a Dios. Debes ser completamente capaz de recordar a Dios, porque cada célula contiene el completo recuerdo de Dios, independientemente de la especialización que haya logrado en su irreal legitimación. Ser legítimo –la procedencia– una procedencia fidedigna. No, no, no. Dios es el progenitor, y lo es en su totalidad.

Cuando despierten, y esto es lo que les está pasando ahora –quiero que escuchen esto, asociaciones individuales- obviamente esto no tiene nada que ver con las identidades proyectadas afuera. Lo voy a repetir. Tú has proyectado esas identidades para aferrarte a la tuya. Todas ellas son tú mismo. Se trata de tus pensamientos. Son un reflejo de ti. Deja de adjudicarles el reflejo de tu limitación, ¡tonto! ¡Para de hacer eso! Claro que puedes dejar de hacerlo. No sé cuánta disciplina requiera, pero si lees la próxima oración, no vas a necesitar mucha. ¿Por qué? Vas a sentir armonía al no tener conflicto. Esto requiere el no participar de tu asociación. ¿No es así? ¿Por qué? Esta armonía de hecho, está a tu alrededor. La única falla ocurre entre las formas no reales, no entre la forma real y la falsedad. Hasta que no lo entiendas no vas a escucharlo. ¿Me entiendes? Si no hay conflicto, Dios no sabe nada de esto. Así que el conflicto siempre ocurre entre una forma de pensamiento en asociación con otra forma de pensamiento. Esto es lo que va a decir:

Cuando despiertes, verás la verdad alrededor de ti, y ya no creerás en los sueños, porque estos dejarán de ser reales para ti. Yo solamente te ofrezco esta tierra y la seguridad de que verás claramente en tu mente que esto no es real. No importa cuál sea la alternativa, porque has llegado a descubrir que la alternativa va a ser tan irreal como el pensamiento que la originó, y en esto radica la salvación. ¿Por qué? No hay ninguna alternativa a Dios y tú nunca te fuiste de tu hogar. Esto es exactamente lo que esto va a decir. Y solamente cuando eres un ser humano con una alternativa… Te enfermas. ¿Es esto muy difícil? No hay ninguna alternativa a tu plenitud. De haber alguna alternativa, ambos aspectos de ésta no van a ser reales.

Ahora voy a introducir aquí el tiempo para ti, para que puedas ver que puedes alargar tu irrealidad en el tiempo y constituirte y sufrir dolor, enfermedad y muerte, y luego colapsar y continuar encontrándote haciéndolo, para luego, si quieres, definirlo en el tiempo demandando que las células se ajusten mejor a su separación. Esto es exactamente lo que haces. Entrenas a las células a ser más autónomas, o a funcionar separadas, en vez de permitirles ser lo que verdaderamente son. Llamas a esto el campo de la medicina.

El Reino, en cambio, y todo lo que allí has creado, será sumamente real para ti, porque es hermoso y verdadero. En tiempo pasado -lo has creado en una memoria total sobre ti. Lo repito. Se trata del mundo real. Cada pensamiento que tuviste se convirtió en tu realidad en una idea acerca de ti que está sencillamente esperando en el tiempo a que lo reconozcas. Y eso es lo que está pasando aquí. De momento miras otro cuerpo que has creado para asociarte desde tu cuerpo limitado. Ha habido un cambio en tu mente con respecto a lo que eres, tu mente se está ampliando. Y ésta convierte automáticamente la imagen que ves fuera de ti, porque esa imagen que ves ahí afuera se trata de ti mismo. Y esto es lo que el milagro de la curación es. Si no has condenado la asociación dándole un nombre, automáticamente es íntegra y no puede engañar. Porque identificarse es lo que la enfermedad es. No tiene nada que ver con la manera como llevas a cabo dicha identificación.

Resulta interesante que la única enfermedad que he mencionado desde mi despertar haya sido el cáncer. Porque, obviamente, el cáncer es la solución total a tu problema. El cáncer es literalmente la afirmación de todo el poder de tu mente. ¡GUAU! Ama tu cáncer. En el Reino, hay perfecta certeza de lo que eres y de dónde te encuentras y, no hay absolutamente ninguna duda porque la primera pregunta nunca se hizo. Nunca. Al haber sido contestada por completo la pregunta no surge. Si tú haces la pregunta, la única respuesta que existe es que nunca ocurrió, porque la distancia entre la forma de la pregunta original y la respuesta es lo que no es real. ¿Lo entiendes? Solo el Ser vive en el reino, donde todo mora en Dios en absoluta certeza. El tiempo dedicado a hacer preguntas en el sueño ha dado paso a la creación y su eternidad. Tú gozas de tanta certeza como Dios, pues eres tan real como Él, porque eres Él mismo creando. Aquí está el problema. Tienes tanta certeza acerca de Dios porque verdaderamente eres como Él, pero lo que antes gozaba de absoluta certeza en tu mente ha pasado a ser ahora únicamente la capacidad para gozar de ella. Quiero que entiendas esto. Ninguna capacidad es real. ¿Lo puedes ver? La idea de que tener capacidades fuera real es la idea de que hubiera algo que no se utilizara íntegramente. ¿Lo puedes ver? Eso no podría ser posible. Pero como parte de la memoria genética existe un uso limitado de la asociación que se encuentra restringida por su propio factor de tiempo.

El origen de las capacidades, las cuales tenían que resultar de la separación, para llegar a ser lo que es Dios, hizo obviamente que naciera la incertidumbre, porque las capacidades son elementos potenciales no logrados. Y si no los has logrado, debes tener miedo de alguno de ellos. De lo contrario, los habrías logrado por completo y te convertirías en Dios creando. A una mente razonable le resulta sumamente obvio que Dios no agote el potencial. Como también es obvio que esto no te parezca tan claro con respecto a tu potencial. Si crees que Dios se puede localizar en el espacio, vas a creer que Él tiene un sinnúmero de ideas que une en su mente para crearte. Obviamente, eso es lo que tú piensas, porque así es tu manera de pensar. Dios no piensa de esa manera. Dios es todo lo que ya está en acción. Y por eso es que no se puede localizar. Porque cada célula se está extendiendo a sí misma todo el tiempo, y eso es lo que Dios es –¿no es así?, ese campo de fuerza unificadora que expresa la necesidad de tener una identidad que se convierte en un momento de plenitud al realizar que es Dios mismo. Esa es la experiencia que se vive aquí.

¿Cómo es posible que no quieras tener esta experiencia? “Tengo miedo, tengo miedo”. Claro que tienes miedo, pero qué importa, si tienes miedo de todas maneras. Vas a legitimar esta realidad haciendo que te dé cáncer, enfermándote, muriendo. ¿No te das cuenta que la enfermedad se convierte en una parte de la verificación de lo que eres, y que tú dependes de ella? Mira a ver cuánto miedo te da que yo te diga que tienes cáncer y por lo tanto eres perfecto. No porque estés libre del cáncer, sino porque eres perfecto por tenerlo. Es una señal de que estás convirtiendo tus células. Y puedes tomar la condición cancerosa y hacer que sea íntegra. Puedes cambiar lo maligno en una reasociación benévola de ti. ¿Cómo lo puedes hacer? El jodido conflicto está en tu mente. Y ningún conflicto es verdadero.

Es duro. ¿Cuán determinado estás a mirar un reflejo tuyo y aun así mantener tu identidad? En la próxima página va a decir, toda la enseñanza está basada en que todo el tiempo está ocurriendo todo el tiempo, de manera que el milagro en realidad no puede tomar tiempo en ocurrir, ¿podría? Y si parece tomar tiempo, es meramente este momento de conversión en tu mente, el cual te va a permitir tener una asociación momentánea, temporera, completamente mundana del diseño del cuerpo para no comunicarse al extenderse. En ese momento, toda esta asociación desaparece. ¿Cómo pepinos puedo hablar de eso? No puedo hablar de algo que ha desaparecido. Como tampoco necesito hablar de algo que ha desaparecido, porque la pregunta nunca se habrá hecho. No te sería posible hacer la pregunta sin que se te diera la respuesta, porque solamente existe una respuesta a cualquier pregunta que se pudiera hacer. Pero en cuanto la contestas, ya la pregunta no está ahí. Pero necesitas aceptar la respuesta. Finalmente vas a tener que aceptar la respuesta que dice que Dios lo es todo y tú nada. Es tan sencillo. Ya que Dios lo es todo, tú debes por lo tanto ser todo. Siempre es la separación en tu mente la causa del conflicto.

La clave es recordar que solamente hay una asociación separada y que se trata de ti. No sé si estás escuchando esto, y no me importa, porque lo que enseño no tiene nada que ver con que lo escuches o no. En última instancia, el momento en que lo escuchas en tu asociación es todo lo que existe. Pero te puedo decir que fue perfectamente escuchado. Tiene que ser así, o yo no estaría aquí diciéndote que así fue que ocurrió. De manera que ahora, “Acepto la expiación para mí mismo”. Eso es mierda. No tienes que hacer nada. Decide que no quieres lo que está ocurriendo en tu mente. Bueno, eso va a ser conflictivo. En esencia, no hay nada que pueda ser más conflictivo que tú. Nada. Tú eres lo que el conflicto es. ¡No te resistas al mal! GUAU. Esto sí que es algo, ¿no te parece? Porque las capacidades son potenciales no son asuntos logrados.

Ahora, obviamente tus capacidades son totalmente inútiles ante la presencia de los logros de Dios y de los tuyos, los cuales son reales. Los logros son resultados que se han completado. Las capacidades cuando son perfectas pierden significado. Es curioso que lo perfecto se deba perfeccionar ahora. De hecho, eso es imposible. Pero como tú crees que es posible, ¿por qué pepinos tú no eres entonces perfecto? La idea de la imperfección es lo que la idea de la perfección es. Y si te estoy diciendo que todo esto está ocurriendo tan solo en tu mente, tiene que ser muchísimo más fácil ser perfecto que imperfecto. A pesar del hecho de que no te puede faltar nada. Pero mira todo el esfuerzo que pones en tu locura para validar tu realidad sin prestarle atención a la obvia conclusión de ser un cierto tipo de longevidad que ha sido diseñada con el propósito de consumirse por completo y terminar en la muerte. Te lo estoy diciendo, esto no es real.

Y estoy utilizando la extensión del poder de mi mente para convertir la tuya, te guste o no. Te da miedo, porque estoy ofreciéndote amor, te estoy ofreciendo libertad. Lo que estoy diciendo es ¡Ven, párate aquí, estate con Dios! ¡Esto no! ¿Tendrás que pararte aquí? Qué me importa. No me importa lo que hagas con tu asociación. Te estoy diciendo que estás llegando a ser pleno. Y lo vas a lograr independientemente de la resistencia que pongas manteniendo tu identidad.

No tienes alternativa… ¡este curso es obligatorio! Esa es la primera oración del curso. Lo tienes precisamente frente a ti. No puedo demostrarte lo que es el amor, pero puedo decirte claramente lo que no lo es. Y tu asociación contigo mismo no lo es. No puedes hacer que el amor surja de esto porque es conflicto. Puedes organizarlo todo en tu identidad limitada y asociar el amor con la muerte y el cáncer, eso es lo que haces. Todo lo que necesitas hacer es asociar esta dramática evidencia de la capacidad que tiene tu cuerpo de afirmar la eternidad, permitir que ocurra, y comenzarás a tener una muy rápida comunicación corporal. Como ésta trasciende la velocidad de la luz, la cual era la forma de pensamiento limitado, experimentas una sanación espontánea o cuántica en tu cuerpo. Te lo voy a demostrar, ¿y qué crees que vas a hacer? Me vas a pedir que sane otra parte de tu cuerpo. Necesitas poder ver que una remisión espontánea, algo que trasciende tu percepción, es un milagro, y que ese milagro de trascender se está llevando a cabo todo el tiempo –a menos que lo detengas en tu asociación corporal. “Hola pulmón, hola célula, ¿cómo están?” Así funciona la iglesia de Edgar Cayce.

Las iglesias realmente no logran comunicarse excepto en sus identidades limitadas, sin embargo, cada una de ellas es perfecta en sí misma, ¿no es así? Bueno, ¿y qué hay acerca de una comunicación extra-galáctica? No te preocupes de eso. No sigas tratando de comunicarte con la otra galaxia -a tu velocidad, te va a tomar 100 millones de años llegar allá. Hasta cierto punto, tú formulas tu propia asociación inter-galáctica y luego el reino extra-galáctico te da la bienvenida porque es lo que eres, y no hay nadie que resista esto excepto el conflicto en tu mente. Ésta es otra manera de decir que cuando tu civilización haya progresado lo suficiente, la trascenderás. Esto por lo general ocurre en el momento en el que sobrepasas la velocidad de la luz, en la que utilizas la luz para auspiciar la transformación en vez de limitar el tiempo a la distancia existente entre tú y la asociación estática de ti mismo que has proyectado.

¿Lo entiendes? No se trata de una institución penitenciaria. Pero a ti te parece que lo es. No es un manicomio. Te has comprometido con esto. Cuando me internaron en un psiquiátrico por un corto tiempo, sabía perfectamente que estaba completamente comprometido y que podía irme en cualquier momento en que yo lo decidiera. Y en cuento descubrí que no había diferencia entre un psiquiatra y un paciente, y que todo el mundo en la asociación estaba completamente loco (lo cual fue completamente obvio para mí) al hablar con el psiquiatra me dijo que el aquel que finge una enfermedad mental estaba tan enfermo como el que tenía la enfermedad. Bueno, eso es tan cierto como fingir o no fingir una enfermedad mental. El psiquiatra te dice: “Yo decido lo que tú eres”… Y no hay solución para tu problema; ninguna solución es posible porque cualquier definición es precisamente lo que la enfermedad es.

Pero recuerda, lo que tú llamas enfermedad, es de hecho Dios haciendo valer su pleno poder en ti. Le tienes mucho miedo a liberar tu percepción. Por eso es que se dan tantas instrucciones al respecto. Estoy consciente de que en esta asociación del comienzo del tiempo este mensaje te tiene asustado. Y lo digo literalmente. Vas a preferir matarte en vez de escuchar el mensaje. Pero no puedes matarte. ¿Quién escucha esto? No vas a lograr hacer esto utilizando tu mente perceptual, porque no es real. Vamos, prueba que estoy equivocado. Puedes dar un paso adelante y clavarte un cuchillo en el corazón y caerte, ¿y qué diablos va a probar eso? Qué vas a hacer, elevarte, mirar hacia abajo y decir, “Aja, ahí lo ves. Ahí tienes la prueba. Estoy aquí muerto”. Esto te frustra, ¿no es así? Si te mueres no puedes probar que la muerte es real. Entonces, estableces una provisión por medio de la cual te puedes observar y ver a la gente venir y llorar frente a la tumba. ¿Y qué vas a hacer? Sigues enclaustrado en tu identidad, ¿no es así? Todas tus identidades te rodean. Con razón tienes miedo.

No solamente proyectas cuerpos, sino que proyectas todas las asociaciones de pensamiento -el astral. Continuas organizando estas formas en tu mente y dándole realidad fuera de ti: “el espíritu santo”. El Espíritu Santo no te va a decir nada que no quieras escuchar. Él es como el diablo. ¿Cómo puedes darte cuenta de la diferencia? Eso es algo que me da curiosidad. Es solamente la forma en tu mente, de todos modos. Luego literalmente te toca juzgar todas las asociaciones que tienes contigo mismo. Ninguna de ellas es real. Ninguna. No me importa cómo lo hagas. “Ama a tu prójimo”. Es increíble. De hecho, es imposible.

Recuerda, de todos modos, que nadie quiere escuchar esto: cuando te pones en una situación imposible, debe ser porque crees que lo imposible es posible. Por lo tanto, crees que el milagro es imposible, sin embargo, el milagro es lo único que es posible. ¿Puedes verlo? Todo lo demás es verdaderamente imposible. Pero, aun al haber dicho esto, tú piensas que es posible, de manera que la única manera de salir de todo esto es literalmente una imposibilidad. Ese es el lema de nuestra Academia. ¿Lo entiendes?

Si puedes concebirlo, no es real. En esto consiste toda la enseñanza. “Bueno, lo sé, pero voy a enseñar sobre la forma”. Sí, lo sé, está bien, entonces haz eso. Esa es la razón por la que necesitas la expiación ¿verdad? ¿Se podría determinar ese factor cuando quieres irte de aquí? Ya ha sido determinado. Piensas en cualquier otra factor –esto es todo lo que el curso es- tú piensas que hay otro factor que va a determinar cuándo te escapas de las consecuencias de tu aniquilación. ¡No hay más factor que tú mismo! Me lo estoy haciendo a mí mismo. No quieres escuchar esto. Reunámonos para estudiar la manera como nos estamos haciendo esto a nosotros mismos. ¡Pura basura! Has diseñado cada una de esas asociaciones para garantizar lo que eres, y van a hacerlo y ya lo están haciendo. Se te está olvidando que estás enfrascado en tu propio sueño y que la necesidad de dicha asociación se origina en ti. No me importa cuáles son los grados. Tampoco me importa cuáles son los intérvalos. No me importa si prestas atención o no. Te estoy diciendo que tú eres todo lo que hay en el universo. Si limitas la asociación, aun seguirás siendo todo lo que hay en el universo. Estás eligiendo ser una forma limitada y esa elección no se te puede negar, porque estás utilizando todo el poder que existe, que es lo que eres. Y eso es lo que te acabo de leer.

Obviamente, si te asocias a pensamientos disociados, continuarás interrumpiendo la comunicación con la realidad. La ruptura no fue otra cosa que una interrupción momentánea de la comunicación. Estás enclaustrado en ese momento en tu mente. Las capacidades deben desarrollarse para poderse utilizar, y esto es lo que es el milagro. Esto no es así para lo que es real. Esto no es verdad para las creaciones de Dios, pero es la solución más benévola para lo que fabricaste. En una situación imposible, como el cuerpo, puedes desarrollar tus capacidades hasta el punto en que hacen que te salgas de él. Tienes un Guía que te dice cómo desarrollarlas, pero no tienes otra autoridad que tú mismo porque te has fabricado a ti mismo. Ahora, esto te deja a cargo del Reino, en busca tanto de un Guía como de un medio para mantenerlo. Tienes un modelo que puedes seguir el cual va a fortalecer tu autoridad, que nunca va a distraerte de ésta.

Las distracciones representarán tu tentación a no escuchar. Porque eres el único Hijo vivo de Dios. De manera que el Curso te aconseja simplemente a mantenerte todo el tiempo liberando la identidad que te has adjudicado. Si haces esto, estarás siempre con Dios, porque Dios lo es todo; no porque Dios sea algo fuera de ti. Como tú piensas que Él está separado de ti y lo has proyectado como un reflejo tuyo, al practicar no hay nada fuera de mí, te darás cuenta que es así. Esto es existencialismo, convertido en una re-identificación trascendental dentro de la modalidad del tiempo. Y eso es lo que estás haciendo.

¿Te das cuenta cuán fácil es? Estás utilizando la mente, la cual se está extendiendo y evolucionando en ti para ser salvador del mundo, y esto te va a encantar o lo vas a odiar, porque te está ofreciendo la salvación, la cual tú realmente no quieres. Te está ofreciendo una sanación que va a destruir tu enfermedad. Literalmente la va a destruir. Jesús no vino a salvar el mundo que tú has construido, sino a demostrarte tu integridad. A ti te parece que esto es tu destrucción, y por lo tanto, lo es. Yo te estoy ofreciendo una opción sencilla que está en tu mente y en términos que –aunque imposibles- puedes llegar a entender al recordar la imposibilidad de esto y lo totalmente posible que es Dios. Puedes continuar restringiendo esto en tu mente. Lo que no entiendes – y te lo voy a decir, es que cada vez que tienes en tu mente una experiencia de reconocer esto, esta asociación, la cual es todo lo que hay en el universo en este segmento, está utilizando ese momento de conversión para formular un rango más amplio de forma de pensamiento.

Lo llamamos el círculo de expiación. Todo se encuentra ahí. ¿Por qué diablos no entras en el círculo? “Porque le tengo miedo a las proyecciones que he fabricado en mi mente las cuales diseñé para protegerme de mi realidad la cual estaba incluida en el momento de la ruptura”, la cual se está llevando a cabo aquí mismo ahora. Te he enseñado a mirar de frente tu miedo. No hay otra manera de salir de esto. Te estoy diciendo que lo puedes mirar de frente, y que si liberas la necesidad de defenderte, vas a tener la experiencia de ser íntegro.

Bien, voy a completar esta oración: Tienes un modelo a seguir que va a fortalecer tu poder de manera que no haya manera que puedas distraerte de él. Soy un modelo perfecto. Todos los maestros que han sanado son modelos perfectos. No te voy a permitir ninguna distracción. Independientemente de lo que me digas, no lo voy a justificar porque no es real. No importa lo que digas que vas a hacer con respecto a esto, te voy a decir que ya se terminó. No importa cuanta atención demandes para la basura que tienes en la mente, soy un modelo perfecto y constante que te dice que estás lleno de mierda y que no eres real. Con razón me tienes miedo. Tienes todo el derecho a tenerme miedo. Estoy amenazando toda tu necesidad de morir. Amenazo toda tu necesidad de sufrir un cáncer. Y te voy a decir que el cuerpo es un pensamiento que tienes en tu propia construcción aquí.

Y de esta manera retienes el lugar central en la esclavitud en la que te imaginas estar, la cual te demuestra que no eres esclavo. Saber que eres un esclavo es lo mismo que ser libre, si admites que el poder radica en tu mente. ¿Lo entiendes? Así de simple es. Ésta es una oración encantadora. Esto es Socrático. Tú enseñas esto en la Academia. Te encuentras en una situación imposible únicamente porque piensas que es posible estarlo. Veamos ahora la clave. Estarías en una situación imposible si Dios demostrara tu completa perfección probando que estabas equivocado. Porque su necesidad de probar que tú estabas equivocado haría que Él lo estuviera, porque en este caso Él tendría que considerar la posibilidad de una equivocación, y Su mente no puede ver eso. ¿Lo pillaste? Y eso a ti no te gusta. Estás demandando el reconocimiento de tu asociación. Bueno, ahí lo tienes. Esto demostraría que lo que es perfecto no tiene la capacidad de llegar a ser consciente de su propia perfección, y si tú lo haces, serás parte de la creencia de que aquellos que lo tienen todo necesitan ayuda y por lo tanto son inútiles. Como si de alguna manera un Dios verdaderamente amoroso, íntegro en tu mente, pudiera realmente permitir que sufrieras conflicto y dolor. Aquellos de ustedes determinados a enseñar esto van a estar aquí por mucho tiempo, por haber creado un Dios con quien yo, al comienzo de todo esto no quería tener nada que ver y con el que no tengo nada que ver. No tengo nada que ver con un Dios vengativo y enjuiciador. Si tú aceptas un Dios vengativo y enjuiciador, será meramente un juicio acerca de ti, pero no lo vas a hacer real, porque Dios no juzga. Esto comienza a ser tan fundamental que tú inmediatamente empiezas a rechazarlo.

Lo extraño de todo es que a los 12 años ya lo sabías perfectamente. Sabías perfectamente que no podía haber una asociación real y armoniosa entre el dolor y la enfermedad con el amor y la integridad y que cualquier intento que tuvieras de relacionarlas iba a fracasar. ¿Por qué? Porque no son reales, y van a fallar porque ya han fallado. La mente dividida pasa su tiempo en éste tipo de “razonamiento”. Dios, quien sabe que Sus creaciones son perfectas, no los confronta. No te estoy confrontando, tú te afrentas a ti mismo cuando demandas ser reconocido. Estoy completamente dispuesto a cumplir tus demandas y a hacerlo en cada momento, y luego dejaré de hacerlo y te diré que eres mucho más que eso. Tú no quieres ser más que eso, porque eso para ti representa la muerte en vez de la vida. Sin embargo, te sigo diciendo que no hay muerte y que todo lo que haces aquí es buscar tu identidad en el tiempo la cual forma parte de tus memorias celulares. No es real. Date cuenta que tenemos que mirar dos cosas aquí –la realidad temporal de la situación imposible dentro de una forma corporal que requiere la conversión. Pero como la conversión para empezar nunca tuvo realidad, tal como tampoco lo fue la separación, no puedo enseñar otra cosa que el hecho de que te vas a iluminar. Más allá de esto, no se requeriría ninguna enseñanza. Porque sabes perfectamente bien quién eres. Esto es lo que está pasando en tu mente. ¿Y esto, se puede explicar? Bueno, no sé. ¿Por qué tiene que explicarse? Me sigues pidiendo que te ofrezca una explicación de la imposibilidad. No puedes estar separado de Dios.

Dirigir es asumir una desigualdad, la cual el Espíritu Santo demuestra que no existe. ¿Estás listo? Ser fiel a las premisas es una ley de la mente, y todo lo que Dios creó es fiel a Sus leyes. Escúchame: Ser fiel, (tener fe) en otras leyes es algo que también es posible, sin embargo, no porque las leyes sean verdaderas, sino porque tú las estableces y luego crees que son verdaderas. Has hecho real el conflicto y el conflicto entonces es real. “Bueno, todos sabemos que el conflicto no es real”. ¡De veras! No hay nada más conflictivo que decir “Todos sabemos que el conflicto no es real”. Eso es tan conflictivo, no lo puedo soportar. ¿Y qué vas a hacer? ¿Confirmar su falta de realidad enjuiciando tus asociaciones? ¡Eso es absurdo! No te das cuenta de lo que haces en tu mente para reivindicarte. Y no puedes darte cuenta porque no puedes ver que todo lo que haces en tu mente, en cada momento, es afirmar por completo tu realidad o tu negación –la cual nunca es real– y en la que la realidad no participa en absoluto. De manera literal, estás dormido en tu propia asociación de un sueño. ¿Bien? ¡Increíble!

Dios no enseña, pues enseñar implica una insuficiencia que Dios sabe que no existe. Dios no está en conflicto. El propósito de enseñar es producir cambios, pero Dios solo creó lo inmutable. Aquí tenemos una oración clave. La separación no fue una pérdida de la perfección sino una interrupción en la comunicación. Bien. En la mente dividida surgió una forma de comunicación estridente y áspera. Esto literalmente no podía alterar la paz de Dios, pero podía y pudo alterar la tuya –y se convirtió en lo que eres. Dios no la acalló porque erradicarla hubiera sido atacarla. Habiendo sido cuestionado, Él no cuestionó. Él simplemente dio la respuesta. Y esto te va a llevar a: “Para tenerlo todo, dale todo a todos”.

Bien, miremos ahora la sanación. ¿Será que todo esto, está ocurriendo a nivel celular en tu cuerpo y en tu mente? Está ocurriendo todo el tiempo. Puedes mirarme y decir, “Bueno, yo soy un cuerpo, y voy a envejecer, me voy a enfermar, y voy a morir”. Nada en esa aseveración es real. Ni el “yo” ni el “cuerpo”. ¿Lo ves? Pero el “yo” ha creado el “cuerpo” para asociarse a él. Esto es lo que es clave aquí: ninguno de los dos es real. Pero mientras tú te asocies con esas ideas, vas a terminar con algo parecido a este mundo. Toda la paradoja de esto es, obviamente, que si la felicidad tiene una larga duración, mientras construyas una “duración de tiempo”, más infeliz te sentirás. Esto es lo que esto dice. “El problema es la sobrepoblación, es que estamos manteniendo a la gente viva”. La solución, obviamente es, matar más gente. Pero no quieres mirar eso. Obviamente, esa es la solución, limitar la población, que es precisamente lo que estás haciendo. La otra parte de ti entiende que limitar la población es matar algo, lo cual es así. Pero toda tu realidad se basa en matar. Pero tú no lo ves. Qué rara es la situación en la que encuentras. Siempre va a ser así. ¿Por qué ocurre esto? Es imposible que no suceda, porque separaste la causa y el efecto. Crees que hay algo fuera de ti que te puede causar dolor, entonces te estás asociando a esa cosa, recibiendo el reflejo de la nada que contiene. Entonces haces un intercambio entre la nada y la nada y lo llamas tiempo.

¿Cómo mantienes estas ideas en tu mente? Déjame ver. La mente que está en proceso de transformación no puede sostener su identidad. Esto atemoriza a la mente determinada a no transformarse. ¿Qué pudiera ser más simple? No importa la forma que sea -cualquier forma finalmente es simplemente conflicto, la necesidad de aferrarse a uno mismo. Estoy seguro que fui más allá de este artículo. Pero es una buena lectura, porque podrías unir esas asociaciones, y encontrar ahí un ritual de sanación que te digo que puedes experimentar. No puedo enseñarles eso a ellos, no quiero hacerlo –existe una combinación de formas de pensamiento asociados: se trata de la original y antigua magia, que se puede llevar a cabo, en la que tú y yo podemos perfectamente recordar la sanación. La razón por la cual no lo hago es que tiene una tendencia a limitarte: “Abracadabra, estás sano: blah, blah, blah, blah”. Esto es lo mínimo que pueden hacer, tontos. Se impresionan cuando alguien hace eso y piensan que existe un fenómeno realmente excepcional. Estás tan limitado en tu mente. Te estoy ofreciendo todo el universo allá afuera, y te sigue gustando cuando te lo demuestro. Vamos…

¿Lo entiendes? La montaña viene a Mahoma, pero ¿qué va a hacer él cuando llegue? En eso radica el problema. Él se convierte en un profetizador en vez de en su propio Cristo. No puedes salir de esa manera. Has sido un profetizador por mucho pero que mucho tiempo, lo cual es la posibilidad de la predicción. Debe ser que eres el Cristo, pero esto es lo que realmente no puedes aceptar. Y así todos tus pronósticos están basados en referencias futuras acerca de ti. Pero no existe algo como tu propio yo, de manera que todo lo que has identificado, incluyendo el Cristo que viene, debe servir de indicación de que Él ya ha llegado. Pero mientras continues buscándolo fuera de ti, Él no va a estar ahí por no haber llegado todavía a tu mente. Y cuando venga, todo esto habrá desaparecido.

“Bueno, ya es tarde –me quedé enfocado en el envejecimiento”. ¡Qué tontería! No hay tal cosa como un pasado. ¿Cuánto tiempo dura? Solamente lo suficiente. ¿Puedes escuchar esto? ¿Cuánto duró el tiempo? Lo necesario para no ser tiempo. “¡Porque han llegado!”. ¿Y qué diferencia hace lo que te tomó en tu asociación corporal? ¿Estás listo? ¡Nunca es muy pronto! No podría ser prematuro porque la idea de que ocurra muy pronto es la misma idea de que ocurra tarde. No te preocupa llegar muy temprano o muy tarde siempre y cuando no se trate de ahora. ¿Quieres escuchar esto? Todo el tiempo me estás diciendo que lo vas a hacer en algún momento en el futuro el cual ya pasó, y ahora es demasiado tarde. ¡Eres un embustero! A lo que estás determinado es a ver que no esté ocurriendo ahora mismo. “Bueno, ya es tarde, entonces será mejor que me muera. Todavía no estoy listo para escuchar esto.” ¡Cuánta estupidez! Se trata meramente de la invención del tiempo en tu mente, ¿no es así?

“Ya estoy listo para escuchar esto”. ¿Bajo qué condiciones? “Bueno, esto dice que puedo decidir las condiciones bajo las cuales estoy listo para hacerlo”. ¡Qué barbaridad! Esto te dice que no hay condiciones involucradas en la manera de hacerlo. Cada vez que estableces una condición, niegas tu realidad. ¿Quieres enseñar esto? Esto es lo que es. Estás tratando de dictarle términos a Dios con respecto a su integridad, lo cual es tan absurdo –finalmente, ustedes, muertos ya, lo tienen que mirar. ¿Qué van a probar, que Dios se ha equivocado con esto, y que la enfermedad y la muerte existen? ¿Te gustaría mirar el asunto? ¿Qué pepinos vas a probar? “Voy a salir y voy a probar que me puedo asociar con lo nuevo y grandioso”. Eso es una tontería. Está tan bajo que no puedo encontrarte. La pregunta es, ¿cuán pronto vas a querer que te dé cáncer para yo tener prueba de esto? Obviamente, estás tratando de probártelo a ti mismo. Y te vas a infligir – siento decírtelo- te vas a infligir un dolor que se vea tan real por medio de tus proyecciones para enseñarte esta lección. Puedes llamar eso sacrificio, y lo llamas sacrificio. Todo lo que te estoy preguntando es ¿por qué diablos lo haces si éste es tu sueño? Obviamente, las cosas que has fabricado en tu mente ¿qué van a hacer? Van a endosarte, tonto. Las has diseñado para protegerte en tu propia asociación, ¿no es así? ¿Qué esperabas que hicieran? Si tratan de enseñarte otra cosa, va a ser dentro de los parámetros de tu identidad. Literalmente, no pueden ir más allá, ¿crees que podrían? No importa lo que demuestres de ti ahí afuera, no va a ser real, solamente va a ser un reflejo de tu propia limitación.

El mundo no quiere escuchar esto, y te van a atacar y te van a matar. ¿Crees que no sé que es así? El mundo no es otra cosa que un ataque y un intento de matar esto. ¿Quién escucha esto? Ahora te tenemos, porque se trata de tu propia mente. Si puedo lograr que lo veas, vas a dejar de estar preocupado al respecto y vas a decir: “No, yo lo escucho. Yo quiero esto”. Esa disposición es lo único que se requiere; no que me dictes las condiciones necesarias para escucharlo. Estoy haciendo todo el Curso de Milagros para ti. Cada vez que tratas de establecerte, no te permites ser íntegro, a pesar de serlo ya. Este mundo se acabó hace mucho tiempo. No hagas gestos aprobando lo que digo, estoy cansado de eso ya. Lo estás haciendo perceptualmente. Te estoy diciendo que has creado este mundo y que te encuentras en un sueño extremadamente diminuto en tu mente que es como un velo que te tapa. Y que le tienes mucho miedo a la llamada que estás recibiendo, y que te estás asociando con la enfermedad y la muerte en vez de hacer una apertura y ver la vida eterna.

Ahora, ¿se trata de realizar momentáneamente la forma corporal? Claro que sí. Eso es lo que está ocurriendo aquí. ¿Será que el mundo ha visto anteriormente algo parecido a lo que estás haciendo? ¿Qué mundo? ¿Tu jodido mundo ya condenado a muerte? Claro, ¡nunca has visto algo así! ¡Por eso es que es un milagro! “Reunámonos para estudiar los aspectos de un milagro”. ¿Qué tontería es esa? Si no lo puedes entender, no es real. Porque la cosa que está tratando de entender – no asientas a lo que te digo – sé que lo está entendiendo a nivel perceptual. El reto tiene que ver con la psicología de tu propia estupidez, en la que finalmente te miras y dices: “No puedo hacer esto”. No estoy midiendo tu frustración, lo único que estoy diciéndote es que estamos hablando de la total frustración. Porque no vas a lograr destruirte, independientemente de lo que hagas. ¿Cuántas veces más vas a demostrar que puedes hacer esto? No entiendo cuando dices: “Cuántas veces más”. Tú no escuchas esto. Todavía sigues pensando que puedes mantener la posibilidad de hacer lo que te ofrezco asociándote conmigo bajo tus condiciones, y estás equivocado, completamente equivocado. Estás tratando de decirme, basándote en tu propia asociación temporal, cuando es que esto ocurre. Yo te estoy diciendo que esto ya sucedió. Bueno, y quien va a estar esperándome en la puerta cuando yo venga en el futuro. Yo mismo, tonto. ¿Quién pensabas que iba a ser? Yo mismo. ¿Puedes escuchar eso? ¿Quién pensabas que iba a ser? No te das cuenta que negarlo es lo mismo que afirmarlo. Estoy enseñando Un Curso de Milagros –se llama perdón. No quieres escucharlo. ¡Soy tu salvador! No te atreverías a creer que lo soy porque me has construido para no serlo de manera que podamos compartir las limitaciones de nuestra asociación. ¿Lo entendiste? ¿Tienes alguna pregunta al respecto?

Lo voy a enseñar de otra manera: vas a ser mi Salvador, te guste o no. A ti obviamente no te gusta. Pero y ¿qué diablos me importa? No tiene nada que ver con que te guste o no. Si hay algo que se salva, todo se salva. Si no se salva nada, nada se salva, ¿verdad? Ahora, obviamente, a la mente perceptual no le va a gustar eso, porque entonces te toca retroceder y escribir todo lo que tengas acerca de mí. Por qué no lo haces. De esa manera puedes decirles quien yo era, como viniste aquí, las aventuras de tu sueño en serie para mantener a tu salvador como una asociación separada de ti. La premisa fundamental del Curso es que tu hermano es tu salvador. “Bueno, entonces voy a practicar con esto en específico porque si puedo superar esto, voy a poder con todo”. Absurdo. Absurdo. No vas a poder superarlo, es muy tarde. Ustedes se han adjudicado identidades separadas ya. No puedes hacer que una relación especial sea íntegra porque la relación no es real. Estamos aquí. Obviamente, la clave a esto es, recuerda, que los muertos no son reales. Muchos de ustedes están en ese punto, y esto va tener que evolucionar en tu mente para que no te vayas a sentir culpable de dejar atrás tu propia bobería de muerte. De lo contrario, te vas a sentir culpable de ello, y de esa manera te puedes quedar aquí y puedes ser compasivo con la muerte. Te veo hacerlo. Sí, lo sé, pero “vamos a amar a todos nuestros hermanos, y a verlos envejecer y decaer, de esa manera aseguro que voy a envejecer y a decaer yo mismo”. Tú eres la única cosa que puede envejecer y decaer. Y cualquier cosa que se envejezca y decaiga no va a ser real.

Y esa conversión, ¿realmente está ocurriendo en mi cuerpo? ¿Mi cuerpo se está empezando a comunicar? Claro que sí. ¿Qué crees que está pasando? El conflicto está en tu relación mente / cuerpo. Si ni tu relación mente / cuerpo ni tu cuerpo son reales, ¿dónde se encuentra el conflicto? Solamente en tu identificación de ellos como parte de ti, y no lo son –ellos no son lo que tú eres. Eres íntegro. Es difícil enseñarlo de esta manera, porque suena a dualismo. Entonces continúas buscando una parte de ti en tu limitación y la llamas real y eso no es lo que esto es. Es el haber perdido tu ser en la asociación de limitación. Eso es un milagro. ¿Todos lo entendieron?

¿Será que en este momento está ocurriendo una conversión celular en tu mente en la que tus células ya no se amenazan unas a las otras para mantener una identidad impuesta por ti? ¡Sí! No te das cuenta de la magnitud de eso. ¿Por qué? Tu cuerpo es el universo. No es un símbolo de éste, no lo representa –es todo lo que existe. Tendría que ser así porque has estado identificando ideas asociándolas con otras ideas. Eres consciente de estar consciente, lo que quiere decir que debes ser la mente universal, o no podrías estar consciente de dicha posibilidad. Ese es el momento fugaz que ocurrió en tu mente al moverte de la idea de un potencial hacia el logro de dicho potencial. Eso es lo que ha pasado. ¡Qué sencillo! Si no había alternativa para ello, no podría ser más simple. No tienes otra alternativa que despertar; por lo tanto, no hay nada que sea más fácil que hacerlo. La idea de que exista una alternativa es lo que te mantiene atado a esto. ¿En qué consiste la idea de una alternativa? La posibilidad de que exista un método. Lo que acabo de leerte indica que un método es imposible. En cuanto admito esa posibilidad, inmediatamente te aferras a ella y haces que lo imposible sea posible. Esto es lo que hacen todos los maestros que no han sanado. Y entonces se asocian a su propia identidad como vehículo para lograrlo, y literalmente no pueden hacerlo. Porque el mecanismo está en completo funcionamiento todo el tiempo. Y no tiene nada que ver con éste ni con conexiones de éste en una asociación del pasado. ¿Por qué? Todas las asociaciones con un método pertenecen al pasado. Acabo de leer acerca de eso.

Finalmente, has llegado al punto en el que simplemente me vas a decir, de quererlo así, ¿“Por qué estás haciendo esto?”. Ésta va a ser la única pregunta que finalmente vas a hacer. Si estás en una asociación contigo mismo, y yo te he dado, por medio de nuestra demostración, la capacidad para hacerlo, estoy directamente confrontándote. Ésta viene a ser la única posibilidad para una solución, el que continúes –lo que llamarías tentación- mirando la tentación que tienes de asociarte contigo mismo y empezaras a liberarla en cada momento. Esto debe convertirse, y se convierte en tu mente en un instante santo continuo –hasta que esto ocurra no vas a hacer nada. No va a haber progreso hasta que esto ocurra. ¿Por qué? Ahora vas a vivir ese momento en el tiempo en el que esto se escuchó y fue resuelto. Es muy simple. Pero es también sumamente difícil para la mente perceptual. Afortunadamente, es completamente difícil. No hay nada que pueda ser más sencillo que algo que es imposible. Escribe eso y estúdialo –ese es el lema de nuestra Academia- porque la idea de la imposibilidad es la idea de la posibilidad. Y si es totalmente imposible, es real. Tendría que serlo. Siempre vas a desarrollar una defensa en su contra, pero debes estar llevando a cabo una muy cuidadosa decisión para hacerlo imposible. Tienes que estar haciendo eso, o no sabrías que es imposible. ¿Lo puedes ver? Ahora puedes elegir todas las decisiones que quieras para validar lo imposible como algo posible. Nosotros hacemos esto en las clases, así que espero que tengas un poco de experiencia con ello.

Lo imposible sucede inmediatamente; todo lo demás toma tiempo. ¿Verdad que es así? Al ser imposible, el milagro, se está llevando a cabo todo el tiempo. Cualquier otra cosa que trates de hacer va a tomar el tiempo requerido para que la posibilidad o la imposibilidad se asocien con lo que es imposible. Es que dos negativos hacen un positivo. Así, dos cosas totalmente imposibles se convierten en algo íntegro, porque lo imposible se encuentra ante la propia imposibilidad. No hay tal cosa como eso. Se trata del momento en que pones de frente tus proyecciones. Un negativo doble es positivo, ¿verdad? Por eso que siempre tienes que negar lo que ya has negado. ¿Quieres que lo haga por ti? Te exhorto a negar siempre tu propia negación. No la niegues para luego dedicarte a estudiar las asociaciones de la negación. Niega que esto es real, y puedes llegar allá. No te preocupes por la alternativa. No puede haber una alternativa para algo que no sea completamente real. ¿Cuál pudiera ser la alternativa? Si existiese una alternativa ambas serían irreales. De ahí resulta la idea de no haber tal cosa como dualismo o separación. Tú me puedes escuchar.

“Eso es lo que los filósofos han enseñado por generaciones”. ¿De qué estás hablando? Aquellos que lo escucharon ya no están aquí. Al nombrar el filósofo, lo has condenado a tu asociación perceptual. Él está tratando de decirte algo más de lo que estás escuchando.

Así que en cada momento estás decidiendo lo que quieres que sea. Al haber determinado el tiempo, estás permitiendo que los efectos de tus decisiones previas dicten las condiciones para aceptarte a ti mismo. En ese momento ninguno de las condiciones que has aceptado es real. ¿No te parece asombroso? Lo más que puedes decir acerca de la condición original es que ya no está ahí. Entonces, crucifíquenlo nuevamente, cristianos. Él se encuentra parado aquí diciéndote que la resurrección ha ocurrido. “No me gusta la manera en que los cristianos… mejor lo estudio desde otra identidad; me funciona mejor negándolo utilizando otro lenguaje. Lo puedo articular mejor porque quizá me vea forzado a mirar la simple verdad del Sermón de la montaña”.

Así que hay gran sanación ocurriendo aquí la cual trasciende toda la percepción. Entonces la percepción no fue nunca verdad. La forma no tiene absolutamente nada que ver con ésta, ¿no es así? Pero cada una de las formas es íntegra, y ese es el aspecto interesante de esto. Si no lo construyes en tu mente, esto es lo que va a pasar –llegarás a una nueva y más brillante asociación contigo mismo. Me encanta.

Bien, ¿lo entendieron todos ahora? Vas a enseñar esto. Nota cuán cerca a esto llegarán a estar las asociaciones y como a pesar de todo, no van a querer escucharlo. En cuanto se acercan mucho, se alejan del mensaje por miedo. Tú los vas a reunir en un despliegue amplio y real de identidad o disciplina de limitación, y les vas a demostrar que liberar dicha disciplina resultará en una mayor armonía. Hay un psiquiatra italiano que enseña esto y que yo quisiera conocer. Él enseña acerca de la convergencia o la pérdida de esta asociación. Algunas de esas buenas mentes deben venir aquí para que puedan examinar su propia psicología. Ellos no han tenido la experiencia, pero tienen la disciplina o capacidad en la forma para expresarlo. Esto no tiene nada que ver con la forma, sino con la creación de sus propias mentes; lo que estoy enseñando es cuán razonable es esto. La pasión se va a ocupar de que se logre. Al tener la oportunidad, lo llamas corazón y asocias tu pasión con la muerte. Si tienes alguna- la has perdido. La pasión de tu mente te ha atemorizado. Ahora no tienes ni mente ni corazón, qué triste, porque has tratado de separar tu pasión de lo razonable que es el que seas tal como Dios te creó. Qué triste es esto. Ahora te da miedo mostrar tus emociones, porque siempre te van a causar dolor. Claro que va a ser así. Entonces te paras ahí, como si no estuviera ocurriendo nada, como si tu mente estuviera drogada. Pero se trata solamente de tu propio sueño. ¿Se trata de un umbral de miedo que debes sobrepasar? La respuesta es: ¡Sí!

Recuerda que es parte de tu miedo y que ocurre todo el tiempo. “No ser capaz” es la palabra que utilizas. Pero recuerda que todas las habilidades son formas fabricadas por tu mente. Puedes recordar la remoción del velo perfectamente bien. Porque recordar como el velo se remueve tiene que ser lo mismo que removerlo. Pero es que hay un velo y está en tu mente. Lo puedes llamar resurrección, perdón, despertar, expiación, perfección –no me importa cómo lo llames. Ya sabes acerca de ello. Entonces ¿por qué no te permites tener la experiencia? Y eso es lo que está pasando. ¿Es cuestión de miedo? Se trata de todo el miedo que existe. Lo que te está pasando es que estás experimentando todo el miedo que puede existir. ¿Puedes verlo? Es miedo a la realidad. Miedo a Dios. Miedo a ser íntegro. Pero tú haces que se trate de un cáncer y tratas de robarle a Dios para poder llevar a cabo un acto de sabotaje contra ti mismo -hacer esto es algo impresionante.

Si, la célula cancerosa es la única célula que es eterna en tu cuerpo. Por lo tanto, llénate de cáncer y serás perfecto. Existe una energía que surge de la organización celular que literalmente se utiliza hasta que se extingue. Es la misma idea de la teoría de las cuerdas o la idea de que el tiempo recibiera órdenes de una asociación que mantuviera al tiempo dentro de una duración de temporal. Es completamente cierto, te es imposible concebir un punto como la realidad. ¿Lo puedes entender? Independientemente de lo que hagas con el punto, tienes que ofrecerle un espacio para que pueda tener tiempo. Si no le permites espacio, el punto se convierte en todo el universo –que es lo que tú eres. Así que la teoría de las cuerdas es necesaria, porque la cuerda es la idea del tiempo, o la distancia entre la causa y el efecto. El Sutra. Has interrumpido la comunicación en tu recinto, en vez de reparar el Sutra y permitir que sea.

De manera que puedes tocar pero no puedes arreglar una cuerda que esté rota. Estás logrando que la cuerda suene. Y suena, pero si está rota, realmente no la puedes sacar, ¿será que puedes? Tú tratas de mantenerlo funcionando, pero ¿cómo vas a sacar la cuerda si necesitas que funcione? Necesitas entonces que otra persona la saque por ti. Así no vas a lograr salir de aquí. Estás tratando de hacer que la cuerda funcione en vez de permitir que sea íntegra. Tengo varias analogías que son buenas. No está rota. No se ha roto. Es la cuerda perdida. Me senté y toqué un acorde –si tan solo lo recordara, me iría de aquí. Lo sé, sí, sí… ¿Alguna vez tocaste este acorde? Si pudiera recordar aquel – si tan solo pudiera recordarlo. El problema estriba en tratar de traerlo de vuelta. Está sonando todo el tiempo. Pero si tocas todas las notas a la vez, no va a ser armonioso, ¿verdad? Hice eso una vez. Si te sentaras en un piano, tocarías todos esos acordes de una vez. Ahí tenemos las doce tribus, ahí mismo. Esa es la cuerda perdida, ¿no? No, tú seleccionas partes separadas para lograr la nota tónica y poder desarrollar escalas, y bueno, eso está bien, pero tienes que utilizar todas las notas. Entonces, no las dividas. ¿Lo entiendes? No las dividas, no te localices en algún lugar entre los grandes rayos. ¿Lo puedes entender? Al sentarte a tocar el piano te sientes separado debido a tu trasero, ¿no es así, lo puedes ver? A todo el mundo le pasa –sentirse plano. ¿Entiendes eso? Ahí es donde se encuentra, es la distancia entre cada nalga. Y tú estas pillado entre ellas, a eso se le llama un agujero negro. ¡Te encuentras atrapado, literalmente estás atrapado en tu trasero! No sé si estás escuchando esto, pero obviamente, todo tu potencial depende de tu trasero. Tendría que ser así, toda tu memoria genética, lo que eres en tu chakra, en tus memorias, tu estructura gonadal, las joyas de tu familia, la prueba de lo que eres. Vas a testificar en concordancia con la asociación genética que tienes contigo mismo en un factor limitado de ti, y a eso le llamas cuerpo, que es lo que es. Pero siempre se trata de una asociación limitada, el I Ching, el cual se mantiene regresando a sí mismo. Sin tener ni comienzo ni final aparente porque está encerrado en sí mismo. Pero algo que se contiene a sí mismo no puede ser real porque no existe una contención. Tan solo puede ser un máximo potencial detonando a su propia realidad. Esto es un hecho. Así que cuando te encuentres en tu asociación, quédate ahí y deja que todos tus archivos te vengan a la mente. Vas a estar bien.

No puedes saber que es parte tuya hasta que dejas de defenderte en tu mente de él. Vas a estar bien. Vas a estar bien. Sé optimista. La salvación está aquí. “¿Puedo depender de eso?”. No sé; échale un vistazo a todas las cosas en las que has dependido hasta ahora, incluyendo la muerte. Te juegas lo que sea para asegurar tu muerte; ¿qué te parece si te arriesgas un poco y te permites ser íntegro? Debe ser que es pedirte mucho, dice Jesús. Vaya, tus maniobras para mantenerte muerto son extraordinarias. Estás utilizando un poder increíble –estás utilizando todo el poder que hay para negar tu propia realidad. Y no solo eso, sino que lo haces intencionalmente. No te gusta escuchar eso. Lo estás haciendo porque quieres hacerlo. Mirémoslo. Usurpas el poder de Dios, lo cual es una locura, pero no quieres mirar el asunto. Piensas que se está llevando a cabo una batalla, qué terrible, hubo ira en el cielo y el diablo fue arrojado al infierno. Ahora no puedes ver la diferencia entre el infierno y el cielo, como si hubiera alguna, como si uno de ellos fuera real y el otro no. No es así. No existe ninguna asociación entre el cielo y el infierno. Tu mente es real. Tú eres real. Lo real aquí es tan irreal como lo irreal. Estás siempre reflejando tu propia irrealidad. Piensas que puedes ver la diferencia, pero no puedes. No hay ninguna asociación entre el cielo y el infierno. No existe ninguna asociación entre el odio y el amor. No hay tal cosa como una asociación perceptual de algo.

Lo que te cuesta trabajo ver, y es esa la razón por la que estamos tratando de entender esto, es que cualquier juicio acerca de esto es literalmente un ataque. Y esto es lo que se te hace difícil ver. Vas a salir y lo vas a juzgar. El juicio es exactamente lo mismo que el ataque. La aceptación es imposible aquí, porque al aceptar esto, desaparece y son tus conclusiones las que te mantienen aquí. Pero continúas haciendo comparaciones con la evidencia que tienes, lo cual literalmente es crucificar al Cristo. Tú destruyes este mensaje, y siempre tratas de matarme cuando trato de decirte esto. Y todo lo que yo hago es continuar diciéndotelo, porque esa es mi asignación aquí, porque hemos edificado la salvación en nuestra mente o no hubiéramos podido haber elaborado la separación. El momento en el que fabricamos la separación, edificamos la salvación. Se trata del principio de expiación. Es imposible que no fuera así. La idea de separación es exactamente igual a la de la integridad. El tiempo es la idea de un proceso evolutivo en el que vamos de la separación hacia la integridad.

Así que puedes acortar el tiempo inconmesurablemente. ¿Qué significa eso? Que no hay tiempo. Si acortas el tiempo tanto que no lo puedes medir, el tiempo termina. “Sí, pero tengo que medirlo para darme cuenta que se ha acabado”. Lo sé –por eso es que toma un momento. Siempre te encuentras en ese momento de salvación. ¿Y sigue siendo perceptual? Sí, pero lo que el mundo real hace es crear una asociación de tiempo más adelantada. ¿Por qué? Porque ya no vas a estar en conflicto con lo que ocurre en tu mente, así, todas las memorias diseñadas para mantenerte aferrado a la muerte y al caos se ofrecen ahora para afirmar tu realidad. Por el contrario, todo aquello que fue diseñado para evitar que lo hagas ordena que sus fuerzas te ataquen. Literalmente estás siendo atacado por tu propia mente, tus pensamientos.

¿Todos lo entendieron? El principio fundamental de esta enseñanza es: Te haces todo esto a ti mismo. Y vas a inventar algo que venga, que realmente te ataque con la intención de probar que yo estoy equivocado. Ese es el propósito que tienen los grupos que estudian el Curso de Milagros. Todos estos grupos están literalmente diseñados para atacar el Curso de Milagros. Lo dice en la primera oración. Todos los grupos se diseñan para atacar a Dios. Todo lo establecido por la mente perceptual es diseñado para lograr una autonomía de la realidad de Dios. ¡Qué carajo! Los establecimientos son la muerte. El tiempo es la muerte. La objetividad es la muerte. La forma es la muerte. Concentrarse en un juicio es muerte. Todo eso es lo que el tiempo es. En última instancia, el tiempo es lo que la muerte es. Algo que tiene un comienzo necesita tener un final. ¿Dónde se originó? No miramos eso, solo nos enfocamos en el comienzo, y por lo tanto, tiene un final. Antes del tiempo, no hay nada. ¿Qué había antes de la gran explosión? Nada. ¿Por qué no decimos todo? “Bueno, lo que quieres decir es que en la gran explosión todo estaba incluído? ¿Lo que quieres decir es que el tiempo es parte de la eternidad?”. Debe ser así si tú perteneces al tiempo, porque la eternidad va a ser eternidad independientemente de lo que tú hagas. Así que puedes tergiversar la realidad en tu mente, pero no puedes hacer que eso sea real. Tan solo duró un segundo, ¿verdad? Luego se disolvió. Y tú despertaste.

Ahora, la razón por la que dudas de mis intenciones es ésta, tú desconfías de todo. Estás aquí precisamente porque desconfías o ves malas intenciones en todo lo que haces. Tú piensas que no lo haces, pero todo lo que hay en esa mente es una protección y un ataque vicioso. Literalmente es eso. La célula original de tu cuerpo –míralo con respecto a la primera célula, el cigoto, en el momento de su especialización– tiene sin embargo la perfecta capacidad de transformarse a su propia realidad. Pero otras células verán esto como una amenaza, porque es la imposición del poder de la especialización en vez de una transferencia a una comunicación en armonía en el cuerpo. Tus células tienen todo el derecho de protegerse, porque tu cuerpo es la batalla misma, la batalla de asociaciones expuestas a una armonía temporal.

Todas las experiencias de muerte que tienes que pasar –te ayudaré a cruzarlas. Lo que quieres es estirar esto y ser un anciano tal como lo has diseñado –como una viejita- y no vas a durar mucho. Y ella regresará en otra asociación. Lo único que puedo pedirte es que mires las razones por las que escogerías envejecer y morir. La muerte es una elección. Tú haces esa elección. Puedes negar eso, y obviamente, lo niegas. Pero tu negación no va a hacer que sea diferente. Porque has sido tú el que ha construido esto. Estás eligiéndolo. Mientras más rápido lo admitas por medio del mecanismo “No puedo hacer esto, esto no va a funcionar”, más rápido saldrás de aquí. ¿No es así? Siempre estoy ofreciéndote tu resurrección. Tú eres el que la asocia con la crucifixión. Puedes tener todas las noches obscuras que quieras. ¡Qué hermoso! Te gusta escribir acerca de las noches obscuras y lo que haces es verificar la tuya propia. Yo no la voy a confirmar. Te voy a admitir que todo esto es una noche obscura. Si puedes percatarte de que siempre te encuentras en una noche obscura, podrás salir de ella. Recuerda que eso era lo que yo enseñaba en el programa –dejen de malgastar el dolor, tontos. Han tenido toda esa porquería, han resuelto el problema por medio del milagro de la sobriedad, sin embargo, lo quieren utilizar, ¿para qué quieren regresar y fabricar más resentimientos? ¿No es así? Muchos de los borrachones acostumbraban a decir: “Vaya cuánto me alegro de haber reconocido al principio que era un alcohólico”. Porque podían darse cuenta que su salvación radicaba en reconocer su enfermedad, o la admisión de no poder superarla. En esto se basa toda la enseñanza.

“Está bien, ve y toma terapia. Así te resuelven el problema”. Esas son las personas que van a darte las respuestas que quieres escuchar. Eso es lo que estás haciendo ahora. Estás preguntándole a asociaciones que van a confirmar tu conflicto. ¿Por qué? ¡Tú eres el conflicto mismo, tonto! Esas figuras extrañas con las que te asocias en este pequeño lugar son meramente reflejos de tu propia identidad. ¡Qué extraño es esto! “Bueno, me he dado cuenta que no están de acuerdo conmigo siempre.” Claro, tú no quieres que lo estén. Si estuvieran totalmente de acuerdo contigo te encontrarías en una situación completamente imposible. Porque no sabes quién pepinos eres, pero tú no quieres que ellos estén completamente de acuerdo contigo. Tú solamente quieres que compartan la culpabilidad de una identificación equivocada. ¿No te parece cómico? Jesús dice que siempre quieres estar o un paso adelante o uno detrás, pero que nunca realmente quieres que todos estén juntos haciendo esto. Quieres o saber más o saber menos. No te das cuenta que saber más es lo mismo que saber menos. ¿Lo puedes ver? Saber menos es exactamente lo mismo que saber más. Al tú saber más o menos, reclamas tu ignorancia. De hecho, la ignorancia es genuina, y la ignorancia total es lo que la salvación es. Pero reclamar “Soy inocente” no es lo que la inocencia es. Declarar “Soy inocente” es lo que la culpa es. ¿Qué puede conllevar más culpabilidad que proclamar la inocencia? Bueno, no dudo de ti. Eres tú mismo el que duda de su inocencia. Eres inocente. No puedes soportar el ser totalmente inocente. No hay absolutamente ninguna razón para ser culpable. Sin embargo, no eres culpable de todo eso porque no ocurrió.

Intentar juzgar algo como separado de ti, afuera, es absolutamente fútil. Tan solo puede estar dentro de tu mente. Te acabo de leer, que pedirle a Dios que te ayude resulta ridículo. Ya Él te ha dado toda la ayuda que pudieras necesitar. Lo único que estás pidiéndole es una ayuda limitada para continuar tu asociación. Tú no quieres la completa sanación, y Él no puede darte lo que pides. Porque en el momento en que quisieras la gracia de Dios, te convertirías en la gracia de Dios misma porque pedir la paz de Dios es lo que la paz de Dios es, si no la tienes. Pero debes saber acerca de ella, o no estarías preguntando al respecto. Habiéndola conocido, la debes estar negando. De manera que tu realidad está basada en la negación de ti mismo.

No subestimes la demencia del lugar en el que te encuentras: es la locura total. Pero tampoco subestimes cuán sencilla es la solución. Si nada de esto es real, la solución es muy sencilla. La solución simplemente es: No es esto. No es nada de esto. No es nada de esto, incluyendo mi declaración: “No es nada de esto”. Chicos, estoy enseñando un Curso de Milagros. “Sí, me he dado cuenta que dice eso”. Claro que dice eso. La negación realmente no es posible. Yo hice esto hace cuarenta años con una botella de Jack Daniels. Lo único que en última instancia tenía que hacer era darme cuenta de lo inútiles que eran las manipulaciones que llevaba a cabo en mi mente. Muchos de ustedes hacen esto. Nos reuniríamos y nos pondríamos a escuchar jazz, algo como sentarnos allí y decir “Qué bien se siente”. Pero al día siguiente, el asunto seguiría en nuestra mente. Estamos enseñando realidad subjetiva. Y en el momento de la comunicación, nos podríamos dar cuenta que los seres humanos caminan por ahí haciendo esto todo el tiempo. Lo hacen estableciendo metas limitadas. ¿Lo entiendes? Entonces encuentran armonía en las aseveraciones limitadas surgiendo de las proyecciones de su mente. De hecho, eso es lo que todas las relaciones son, una limitación del objetivo.

No, tú eres ilimitado. Eres tal como Dios te creó. ¿Vas a estar listo para hacer esto? Hay algunas formulaciones –te diste cuenta- aquí hay algunas formulaciones que se están transformando. Eso me parece bien. ¿Estás tratando de transmitir esto fuera del tiempo? Ya esto se terminó, entonces, ¿es eso lo que estás diciendo? ¿El puente es lo suficientemente fuerte y se puede cruzar? No lo sabrás hasta que des el primer paso. Te pasas tratando de revisar si el puente es seguro para ser cruzado. No lo vas a cruzar. Es inherentemente peligroso, ¿verdad? La idea de una seguridad total es lo que la inseguridad es –proteger tu cuerpo- de lo contrario no necesitarías el puente para empezar.

De manera que se trata de un salto cuántico, ¿no? Es meramente un paso que tienes que tomar en tu propia mente. Y al hacerlo, experimentas la libertad que se siente al perder el miedo. De manera que todo lo que estoy enseñando es que si te mantienes en un estado constante de miedo hacia esto, saldrás en tan solo un segundo. Porque va a seguir transformándose hasta que seas libre: No es esto lo que quiero, quiero la paz de Dios.

No te preocupes por la muerte, no voy a dejar que mueras. Estoy enseñando desde fuera del tiempo –no estoy enseñando acerca del tiempo. No te preocupes al respecto. Te está ocurriendo. Si haces esa admisión fundamental efectivamente, vas a acelerar. Puedes hacer toda las formulaciones que quieras –la verdad del caso es que todo esto pasó hace tiempo. Esto no se parece al Cielo. ¿A qué se parece? “Sí.” Sabía que ibas a decir que sí. Te pillé. ¿A qué se parece? Lo voy a hacer una vez más –esa es una declaración contundente. “Bueno, y cómo es el cielo?” “¡Sí!” No lo pillaste en absoluto, ¿verdad? Esa es una de las cosas más genuinas que pudieras decir. Decir “lo sé” no funciona. Decir “¡Sí!” funciona. Porque te das cuenta de que incluída en la pregunta se encuentra toda la respuesta. Si tú dices, “Sí,” el Cielo va a ser lo que quieras que sea, lo cual también es cierto. Pero recuerda que sin ti no existe el Cielo. Si lo construyes en el infierno, va a ser el infierno. Si tu mente lo abarca todo, será el Cielo. Pues no hay Cielo sin ti. ¿Puedes entender esto?

Obviamente, no hay Dios sin ti. Sin embargo, Dios es una idea, ¿no? ¿Tienes esa idea? ¿En dónde? Él se encuentra perfectamente en tu mente. Sorprendente. “¡Eso es una blasfemia!”. No entiendo. Todo es perfecto, ¿no? Tus creaciones, ¿te reconocen como su originador? Tal como tú reconoces a Dios como tu Padre. Son la misma cosa. Es lo mismo. Eres tanto el Padre como el Hijo. Pero recuerda, si te encuentras en el tiempo, el Hijo no se originó a sí mismo. El tiempo es tan solo la distancia entre el Padre y el Hijo, y esta distancia no es real. El Hijo realmente nunca puede separarse del Padre, por lo tanto es necesario admitir que tu Padre es la autoridad, no tú. Puedes usurpar ese poder, pero no lo puedes hacer real. Obviamente, en el momento en que aceptas a Dios como tu Padre, te conviertes en Dios/Padre, al no estar separado de Él. No sé dónde esto se encuentra en el Curso, pero me parece que la forma como se describe es hermosa. E inmediatamente creas tal como Él lo hace, porque eres Dios creando. No eres tal como Dios te creó –eso sería estar en el tiempo. Eres Dios creando. ¿Lo puedes entender? Al poder de la mente que está llevándose a cabo, Jesús lo describe como máximo todo el tiempo. “Dios me creó”. Ah, contra, me creó. Dios se crea a sí mismo. Eres una parte de Dios, su extensión. ¿Ves cuán sencillo es esto? “Bueno, me parece muy difícil”. Solo porque no permites que sea. Si tú solamente eres mente en creación, vas a ser eso si no te dedicas a estudiar el proceso de aprendizaje de la relación que tienes contigo mismo.

Debes saber perfectamente lo que es esto, o no tendrías un programa de estudios hacia la plenitud, el cual es un proceso de evolución -experimentando la continua reasociación. ¿Lo puedes ver? Ese es el programa de estudios. Como también es obvio que tal como dice en la primera oración del curso: No puedes decidir en qué consiste el programa de estudios. Y decidir en qué consiste el programa de estudios es la idea de que es posible hacer una elección entre pensamientos asociados. Y no lo es. Es evidente que no puedes seleccionar el programa de estudios, como también obviamente, la idea de poder determinarlo te adjudica tiempo para hacerlo. Bueno, la próxima oración relacionada con el programa de estudios dice que puedes elegir el momento (tiempo), porque elegir es lo que el tiempo es. Pero debes incluir todo el programa de estudios, porque tú eres el programa mismo. Ahora, un poco más adelante, cuando yo lea la primera oración del curso digan todos “¡Sí!”, y saltarán al Cielo porque es muy evidente que todo el Curso de Milagros ya está expuesto en el prólogo. Eso es lo único que pudieras necesitar.

“Bueno, no. Quiero estar seguro de que entiendo –qué es lo que tú piensas acerca de lo que el Curso dice. Puedo estudiar el programa de estudio. Puedo ver la diferencia.” ¿Me entiendes? Tú crees que puedes identificar la diferencia. “Un comerciante un dólar, un intelectual a las diez. ¿Por qué llegas tan temprano? Llegas ahora al mediodía cuando solías venir a las diez”. Crees que puedes establecer la diferencia. Entonces te pasas negociando. Es que depende de si el mediodía es a las doce. Tú inventaste el tiempo. No, no, no. Siempre es a las ocho y veinte. “¿No fue a esa hora que mataron a Lincoln? Pensé que había sido a las dos menos diez”. Esa es otra manera de mirarlo. ¿Cuál es la diferencia entre las dos menos diez y las ocho y veinte? ¿Entras o sales? ¿Entiendes? Si empujas la primera manecilla hacia abajo, la música sigue y sigue. Pero ¿puedes empujar las tres manecillas a la vez? Es difícil hacerlo. Entonces, estás recibiendo siempre el resultado de tu propia manecilla, o tu propia disposición – increíble, ¡esto sí que es algo! Perdí mi cuerpo Ah, ¿fuiste tú, Marty quien hizo eso?

Durante tu proceso de despertar te encontraste alguna vez con alguien… En mi proceso de despertar una vez iba caminando por una calle en Naperville… y voy caminando y ¡bum! Alguien patea mi trasero. ¿Te ha pasado eso alguna vez? Se siente como si alguien te hubiera pateado, la verdad es que ¡me sacudieron! Y entonces dije, “¡Para de hacer eso!” ¡BUM! ¡Otra patada! Como si alguien estuviera tratando de decirme algo, “Ponte en acción”. Y de momento empecé a tener un montón de experiencias, y no tenían nada que ver con algo en particular. Puedes relacionarlo con el astral. “Es el pateador de traseros.” “Ah, sí, lo conozco como el espíritu pateador de traseros”. Algo me estaba pasando. Y no tenía nada que ver con lo que yo hacía. Mi mente estaba simplemente en un punto en el que podía comenzar a experimentar el fenómeno sin la necesidad de una identificación por mi parte. Como ya había tenido la experiencia de entregar mi voluntad, estaba básicamente en la aceptación de lo que pasara. En la medida que aceptaba lo que me ocurriera, más cosas pasaban. ¿Me entiendes? Según me sentía más dispuesto a liberar mi mente, la frecuencia de las experiencias aumentaba. Y la idea de que la experiencia fuera física fue una gran revelación. ¡Porque todo esto está realmente sucediendo en mi cuerpo físico!

La razón por la que no enseño enfocado en el recuerdo de mi despertar físico es que tú tienes una tendencia a relacionarlo a toda tu tontería. Por supuesto que estás teniendo una experiencia corporal de transformación. Eso es lo que la resurrección es, ¿no es así? Estás teniendo esa experiencia en tu propio cuerpo. Toda la enseñanza del cristianismo apunta hacia una resurrección física del cuerpo ocurriendo en el tiempo. De eso es que te estoy hablando. Y es una experiencia y la vas a tener. ¿Estamos? “Bueno, y ¿cuánto dolor me traerá?” No tengo idea. Te atraen las demostraciones de mi dolor. El peor dolor de cabeza que alguien pudiera tener, en todo el universo, fue el que tuve en mi despertar. Tu asientas y dices, “Ah, cuéntame acerca de eso”. Bueno, te voy a contar: Fue el peor dolor de cabeza que alguien pudiera tener, me convertí en un tumor cerebral –al menos era lo que estaban buscando ya que el dolor que tenía era intolerable. Y yo seguía funcionando como un hombre de negocios, exitosamente. Y de momento, empecé a tener este dolor, completamente intolerable. El tipo de dolor de cabeza en el que decides golpear tu cabeza en las paredes de la ambulancia. ¿Y qué pasó? Bueno mi electroencefalograma se veía completamente descontrolado. Y pensaba en mi mente, “Busquemos un taladro y hagamos un hueco en este cerebro para ver si podemos encontrar lo que está sucediendo”. Increíble. Otra cosa. ¿Y qué pasó? ¿Qué pasó? Que me morí. Tuve un tumor cerebral y morí. “Queremos hacerle cirugía para aliviar la presión que tiene”. Gran cosa. Me acuerdo cuando me pasó esto. Estaba en una camilla en el hospital, con un dolor tremendo, aun recibiendo calmantes para el dolor, serían como las dos de la mañana y ahí estoy, (está aumentando mi energía al recordar esto) y una voz, alguien pasó por el lado que me dice: “¿Qué es lo que te preocupa? Estás meramente en un proceso.” No había absolutamente ninguna explicación para ello, nada. Tampoco estaba conectado a alguna disciplina. Era simplemente como si alguien se hubiera olvidado de decirme que yo estaba en un proceso. Literalmente, me pasaron por el lado y dijeron: “¿Qué pasa? Oh, es solamente un proceso.” Esto te enoja un poco. Y sientes ganas de decir, ‘Bueno, y por qué diablos no me dijiste antes que yo estaba en un proceso?” Pero yo no lo hice. El meramente me dice: “Estás en un proceso” Era como decir “¡Ohhhh, GUAU!” –esto salió de mis entrañas. Y eso fue todo. ¿Eso paso hace cuántos años? No he tenido nada desde entonces, no podría. ¿Y qué fue lo que vi con esto? Que no era el final, pero me di cuenta de que estaba en un proceso. En ningún momento pude establecer una identificación entre las asociaciones de mi transformación física con la doctrina, excepto cuando descubrí la doctrina correspondiente a mi propio despertar físico.

Escucha. Te estoy enseñando acerca de un despertar físico que no se puede asociar a ninguna cosa. Esto es muy difícil para ti, porque lo vas a reducir a la forma corporal. Pero si puedo mostrarte ahora el rango amplio en el que tu despertar ocurre, vas a tomar todas esas correlaciones y vas a permitir que sean cosas espontáneas –ocurriendo en tu mente. Y vas a considerar la espontaneidad como algo beneficioso más que como algo temible. No había nadie que tuviera más miedo que yo. Yo estaba completamente paranoico. Desde que tengo memoria, tuve el mismo miedo que muchos de ustedes le tenían al coco. Siempre sabía que había algo que me estaba amenazando. Es como un presentimiento de que algo iba a ocurrir, claro -así fue como pillé esto. ¡Porque hay algo que va a ocurrir! Y si lo miras como estar caminando hacia Dios en vez de estar moviéndote hacia la muerte, lo vas a entender. Pero mientras no estés dispuesto a aceptar que es así, vas a seguir teniendo miedo. Lo que te estoy diciendo tiene mucho valor, porque tú literalmente asocias a Dios con la enfermedad, y esa amenaza es de hecho la pérdida de tu cordura, en vez de una ganancia con Dios. Recuerda que lo que defines como cordura es lo que la demencia es.

Así que a las 2:00 de la madrugada decidí que me iba del hospital, y eso como que era un poco complicado. Tenían que haber visto como yo era en aquella época. Tomé mi ropa y dije, “Hasta aquí llegamos, me voy de aquí. ¡Me voy!” Y así terminó todo. De manera que hay experiencias ocurriendo a tu alrededor. En última instancia, muchos de ustedes están convirtiendo cada una de las experiencias que tienen como parte de su despertar. Eso exactamente es lo que quiero que hagan.

Independientemente de lo que te ocurra, lo conviertes, porque ya pasó de todos modos. Y entonces terminas utilizándolo por completo al darte cuenta de tu transformación. No es que sea ni bueno ni malo, es que sencillamente está ocurriendo, de manera que te mantienes en eso todo el tiempo. Y ¿qué es lo que esto te ofrece? Un propósito. Y aunque parezca ser algo que está fuera de ti -al tú aceptarlo, lo que dices que es “por fe”, la experiencia continuará sucediendo cada vez más rápido según tú la conviertes. Al final, todas las memorias de tu karma se convierten. Has prendido fuego a todas las formas de pensamiento en tu propia asociación de obscuridad. Es lo que llamábamos una purga, una limpieza. La purificación de la sangre de la oveja. Todas esas reasociaciones de tu forma corporal. Lavadas en sangre. La ira del rojo encaminándose al amor de Dios –que es sangre roja. Qué conversión más maravillosa.

Voy a dejar a los muertos atrás, ahora. Tenemos varias posibilidades aquí y voy a subir y…. Los pillo la próxima vez. Lo que se te hace difícil ver es que la próxima vez ya está ocurriendo también. Algunos de ustedes están saliendo del tiempo conmigo por largos periodos. Como siempre lo hicieron. ¿Lo entienden? Con respecto a ser salvadores mutuos, esto es, en una jerarquía de asociaciones, puedes estar aquí por un tiempo y luego regresar. No le puedes enseñar eso a la mente perceptual porque esto no tiene nada que ver con las asociaciones de separación que tiene la percepción, sino su inclusión por medio de nuestra demostración. ¿Lo puedes ver? Te puedo hablar sobre ello, pero esa no es su realidad. Tú y yo acabamos de completar una larga sabática. Y te puedes sentir bien al respecto, pero no puedes acordarte. No te puedes acordar del Cielo sin estar en el Cielo. ¿De qué te preocupas? No hay que preocuparse por nada; yo soy esa constancia. Soy esa entereza en esta asociación. No soy particular en esa entereza en otra asociación y dependo de ti para serlo. Somos intercambiables, lo que tú pudieras llamar viajeros del tiempo, o salvadores del mundo, dentro de nuestra propia asociación de comunicación. Todo lo que necesitas hacer es creer que tengo razón en lo que te digo, a pesar de tus dudas. Desde una perspectiva limitada, se trata de tu necesidad de proceder de acuerdo a la forma de pensamiento del cuerpo humano.

Y habiendo dicho eso: ¡Bienvenido a casa! Entonces, esto de alguna manera se ha convertido en una asignación. De alguna manera, se ha convertido en algo que hay que hacer. Dicha asignación está en tu mente. Jesús se refiere a ello como una función. Es imposible que no esté ahí, porque se trata de tu propia fragmentada asociación moviéndose hacia la plenitud. Y eso es lo que estás haciendo. Estás despertando de tu propio sueño. ¿Será que soy parte de ese sueño? ¡Te apuesto que sí! ¿Dónde pensabas que yo estaba? ¿En algún otro lugar? “Si, pero me toca aceptar a ese tipo que parece tan cómico” –estás siempre escribiendo acerca de esto. “Estamos separados, y ese señor conoce algo que me resulta útil”. Dale. Has construido eso en tu propio sueño para hacer esto otro. ¿Quién puede evitar que lo hagas? Estás recibiendo el reflejo que quieres en tu mente, ¿no es así? ¿No te alegra? ¿Te gusta? ¿Ese cuerpo va a envejecer y a morir contigo? Eso conmigo no funciona. ¿Lo ves? Tú no eres un cuerpo. No me importa lo que esto parezca ser. Esto es meramente una construcción previa que ha sido transformada.

¡Bienvenido a casa! “Bueno, ¿y eso cómo se relaciona con el haber establecido la Academia”? ¡Qué sé yo! Tú crees que va a funcionar, independientemente de lo que hagas. Vas a hacer lo que vas a hacer de todos modos. Estoy completamente dispuesto a aceptar todo lo que hagas. ¿Por qué? Porque tu meta es continua. Entonces no va a haber ninguna diferencia. Puedes seguir cometiendo errores, después de todo tu eres meramente un error. No te va a molestar en absoluto, porque has establecido esta meta, ¿lo puedes ver? A eso se le llama perdón. Si de todos modos ya todo está completamente jodido, ¿por qué te preocupas? No puedes empeorarlo. Todo lo que haces es para el bien. Ahí lo tienes. ¡En esto radica el no hacer juicios! Y resulta de tener un compromiso firme, libre de dudas. De manera que deja de tratar de presentarte ante mí como envejeciendo y enfermándote. No va a funcionar esta vez. ¡No funcionará!

Voy a mirar ahora algunos pensamientos de antaño. No puedo hacerlo, ¿será que ya no puedo tener viejos pensamientos? Vamos. Acabas de tener algunos, acabas de entrar en una de tus viejas memorias. Muchos de ustedes ya no pueden ver la diferencia que hay entre sus pensamientos. ¿Por qué? No vas saltando de un pensamiento a otro. ¿Lo ves? ¿Cuál es la diferencia entre un pensamiento si un pensamiento es meramente un pensamiento? ¿Por qué algunos de ustedes, en esa foto que les enseñé… ¿por qué algunos de sus pensamientos son más antiguos que otros? Eso no tiene sentido. Es absurdo. ¿Por qué parecen ser más antiguos? Estás comparando tus antiguos pensamientos, no el pensamiento nuevo e íntegro que estás teniendo ahora. Bueno, ¿puedes tener solamente un pensamiento? ¿Están listos? Vamos a tratar de tener dos pensamientos a la vez. Vamos. Veamos como lo haces. Es literalmente imposible. Esa es la razón por la que la percepción pertenece siempre al pasado. ¿Lo entendiste? Siempre utiliza como base aquello…. ¡mi madre! Es que vienen tan rápido, ¿verdad? Son casi casi simultáneos. Cuando ocurren simultáneamente, creas, porque no se trata de un reflejo proveniente de otro pensamiento. Así de sencillo es.

De manera que el conflicto es la distancia entre tus pensamientos. Ese pensamiento siempre pertenece al pasado. De manera sutil, basas tu realidad partiendo de la proyección de ese viejo pensamiento que ya no está. ¿Ves lo sencillo que es esto? Esto es algo que literalmente y de facto ocurre en tu cuerpo. Ya no puedes tomar las memorias de tu asociación genética y limitar tu potencial. Sencillamente has activado el potencial de tu mente –no es que el potencial fuera real, ni que el tiempo lo fuera, sino que tú lo has activado en tu totalidad. Yo podría pensar que tú me amas. Yo podría pensar, tonto, que tú estarías desesperado por crear en tu mente, ya que te estoy liberando de toda tu limitante tontería. No, -estás determinado a aferrarte a ella. Te estoy ofreciendo una mente totalmente creativa, la cual no puede en ningún momento ser juzgada por ninguno de los pensamientos posibles. Y todo lo que dice el Curso es que si tú no la comparas con un pensamiento antiguo, despiertas.

“¿Por qué eres el único que enseña esto”? ¡Porque eres el único que tenía que oírlo! ¿Cuántos escucharon eso? Es una idea cómica, ¿verdad? “¿Por qué ninguno de los otros maestros enseñan esto”? ¿Qué otros maestros? ¡Te estás enseñando a ti mismo! Estás escuchando lo que quieres escuchar. Entiendo que lo último que vas a escuchar es esto. Porque es lo único que tienes que escuchar. ¿Me entiendes? Esto es lo último que hiciste: Escuchar esto. No se trata de la muerte, tonto, es la vida. Te he atrapado. Acabo de mirar tu mente, no hay otra forma de salir de esto. Algunos de ustedes continuan haciendo lo mismo y en cuanto paran de hacer eso, salen de aquí. Un camino de salida: El nombre del Libro Grande iba a ser “Un camino de salida”. Hay otra manera de salir de esto, aparte de la forma en que yo lo hago. Y eso, como que da miedo, porque elimina la necesidad de que hagas algo. Luego realmente te da más miedo porque no encuentras absolutamente ningún propósito para tu existencia. Vas a seguir diciendo que tienes un propósito, sin tenerlo.

Ahora, por ahí es por donde vamos en este precioso día. ¿Es éste el último día que tenemos? Claro que sí. ¿Es éste el único día que existe? “Sí, pero dijiste eso mismo ayer”. No, no dije eso. No sé lo que es ayer, no tengo la más mínima idea de lo que es. Así fue como entendí este programa. GUAU, cuando descubrí que podía hacer eso, no tienes idea cómo se resolvieron los problemas que tenía en mi mente. La idea de que cada día pudiera ser nuevo y limpio es lo más grande que me ha ocurrido. Y en la medida que lo aplicaba a cada momento, más satisfecho me sentía, y me daba cuenta de que la salvación se encontraba en cada día bien vivido. Puse un poco de energía en ello. Empecé a sentirme verdaderamente libre. Pude empezar a ver mis problemas de otra manera. Chicos, ustedes creen que yo les quiero quitar eso a ustedes. No es así. Les estoy diciendo literalmente, que éste es su último día. Y el aceptar que éste sea el último día va permitirles ver todo lo que hacen de otro color.

Si lo quisieras ver de otra manera, éste es el día en que vas a seguir viviendo por siempre y para siempre. Es otra manera de hacerlo. Y de ahora en adelante, todo lo que hagas cambiará. Regalarás todo, amarás, porque ese va a ser tu día, y ese día te va a hacer feliz. Y te vas a levantar en la mañana y te va a parecer que ya pasó el día a pesar de no haber pasado nada. Ese día es exactamente tan pleno –esa hora, ese minuto, ese segundo –es completamente tan pleno como siempre ha sido. Y es que solamente has sido tú el que ha establecido una secuencia en la mente la cual ha causado el conflicto del espacio/tiempo. ¿Es esto un descubrimiento? De que otra manera lo vas a poder entender, si no dejas de cubrir tu enfermedad y tu dolor. La terapia de la muerte te gusta más que la de la vida, porque la terapia de la vida representa la pérdida de lo que eres y la admisión de que la voluntad de Dios puede pero la tuya no. Y Él lo hará, si tú se lo permites. Y Él lo hará, porque ya lo hizo. Pediste ayuda al respecto; es lo que te acabo de leer, y la estás recibiendo. Y si la pides por completo, debiste haberla recibido por completo. Y tú la pediste y ya la recibiste. Y te estoy pidiendo que recuerdes el momento en que pediste ayuda y la recibiste. Porque eso sucedió de manera simultánea, a pesar de que en tu mente no parezca haber ocurrido simultáneamente. Te estoy enseñando acerca de la espontaneidad de la reasociación de tu mente en un instante santo en ti. Eso es un hecho. Si quieres seguir examinándolo, sigue haciéndolo.

Esto es lo único que quiero añadir al respecto. La verdad es que no me gustaba el dolor. Sé que estás invalidando el dolor pretendiendo dar la impresión de no estar todo adolorido, pero la verdad es que yo no podía aguantar el dolor. No podía aguantar mi dolor. En particular, no podía aguantar el dolor que me daba ver a niños pequeños muriéndose de hambre. Tú lo manejas muy bien; bueno, pero yo no podía. Obviamente, cuando ya no puedas soportar tus propias asociaciones de dolor, las vas a soltar y vas a pedir ayuda. Eso es un hecho. Ahora, la única pregunta que surge y Jesús va a decir esto –Te lo vuelvo a preguntar: ¿Cuánto dolor tienes que sentir para decidir que la vida no es dolor? Obviamente, no estás experimentando bastante dolor ahora, así te proteges dentro de tu propia identidad basada en el dolor. Literalmente no hay nada que yo pueda hacer al respecto. Lo que vas a hacer, para protegerte del dolor- es provocarle dolor a tu hermano, y lo haces. Ahora, sé que rechazaste esto, pero te voy a ofrecer otro hecho antes de irme: Tú mismo eres el dolor de tu hermano. El que tú no estés experimentándolo ahora no quiere decir que no lo experimentes ahora. Lo que esto quiere decir es que lo vas a experimentar más tarde. Y como sigues insistiendo en experimentarlo más tarde, así será.

Aquí nos encontramos con la esencia y el meollo de esta enseñanza. Existe un principio fundamental de causa y efecto. Y tú puedes separar la causa del efecto, pero vas a recibir el efecto de esa separación. Y si tu hermano está experimentando dolor, literalmente tienes que experimentar ese dolor tú mismo. Y lo estás negando. O no estarías aquí. El momento en el que no puedas soportar la experiencia de dolor que te causa el dolor de tu hermano, vas a liberar la necesidad de tener dolor y vas a resucitar. Es solamente en esta parte de la enseñanza en la que realmente me atacas, y lo vas a hacer –lo estás haciendo viciosamente ahora. Te estoy diciendo que tú eres la causa del hambre, y que tú mismo eres el hambre. Que tú eres la muerte, el asesinato. Lo que no es amor es asesinato, no otra cosa. Lo que no es total amor es muerte en tu determinación de morir: Puedes causarla lentamente, puedes hacer que sea rápida; la puedes llamar amor; la puedes apreciar. Te puedes aferrar a ella; puedes llorar; puedes deteriorarte; puedes gritar; la puedes llamar pasión de la guerra –puedes hacer lo que quieras para justificarte, pero siempre terminará en dolor porque es lo que el dolor es –tu existencia. Y en todo momento lo estás evadiendo en vez de experimentarlo. Son las bellas palabras de Jesús cuando dice, El momento en el que te atrevas permitirte enfrentar las cosas horribles e increíbles que has hecho en la pesadilla de tu mente, y las pongas tan solo por un momento ante el altar de Dios, tendrás la experiencia. Y eso es lo que no estás haciendo.

Ahora, puedes decidir hacerlo hoy y decir: “Que se joda el mundo, me voy con Dios”. Esto va a ocurrir no por tu control sino debido a la certeza de ser Dios tú mismo. Y no tiene nada que ver con lo que digas, tiene que ver con la preparación de tu mente en el tiempo para admitir la imposibilidad de la ruptura. “Yo no puedo –pero Dios podrá”. No te gusta esta enseñanza. La odias. Porque es muy fundamental para ti. No puedes aceptar la certeza fundamental de que al entregar tu voluntad y tu vida a Dios, vas a ser Dios creando, porque Dios es tu voluntad y tu vida. Lo haces de manera parcial, y sufres las consecuencias de la especialización de la parcialidad. La verdad es que literalmente algunas cosas son mejores que otras en tu mente.

Yo no necesitaba el Curso de Milagros para enseñar esto. Esta es la manera en que lo habría enseñado sin el Curso –¡pero tenemos el Curso! El principio básico es que la percepción niega la realidad, y que si yo no entro en mis viejas asociaciones de resentimiento y muerte, voy a experimentar a Dios y el amor que me rodea. Ahora esto se expande por medio de este programa increíble de enseñanza acerca de la expiación, el cual es Jesucristo establecido en tu mente íntegra, como el reflejo de la imagen perfecta de tu asociación corporal, resucitado del tiempo como un hombre, tal como ocurrió en la realidad de la perfección de Dios creando. Eso es lo que eres. O no eres nada. Y como no puedes no ser nada, debes de ser meramente el hombre resucitando. Has determinado que el hombre está separado, es real y está resucitando, y estás equivocado. La única realidad que hay aquí es la resurrección, y está ocurriendo todo el tiempo. ¿Todos lo entendieron? Esto es lo que el tiempo es. Así que ¿qué es el tiempo? La resurrección. No son cosas separadas. Es lo que le tomó a la mente llegar a ser íntegra.

Resulta interesante ¿verdad? Lo que sucede es que empiezas a resucitar todo el tiempo. “Sí, lo sé”. Esa es toda la enseñanza. Ahora, nunca es tarde, porque cada vez que te das cuenta que estás otra vez en tu historia, la sueltas. Eso es lo que no quieres hacer. Te das cuenta que estás en tu historia y la justificas. Como si no hubiera pasado ya. Y la idea de poderte liberar de la culpa que sientes por tu historia te resulta muy amenazante por haber asumido en tu mente la obligación de la responsabilidad que tienes con esto. Llamas a eso amor –no vengas con cuentos- sé que lo llamas amor, y así matas las cosas que amas para verificar tu propia asociación. Pero no vas a poder hacer que sean reales, ¿pudieras hacerlo? No puedes hacer que lo que no es real lo sea, ¿pudieras? La única pregunta que queda es, ¿quieres seguir tratando? ¿O tan solo quieres irte a casa? Ha llegado la hora de irse a casa.

Escuchemos unas piezas de Mozart. Toma entonces este hermoso mensaje que te llega a la asociación total en tu mente y disuélvete en la armonía que te rodea. Puedes experimentar esta gracia sin tener la necesidad de comprobarla. Lo que se necesita en este punto es meramente una epifanía, esto es, estás experimentando revelaciones. Van a venir como visiones en ti, o como una visión que le das a alguien, pero es al liberar lo que eres que la sanación y la salvación se dan.

Lo vuelvo a decir: Este espacio en el que te encuentras es muy pequeño. No es gran cosa. Es algo sin importancia. Te he dado por un momento la ventaja de pensar que es importante. ¿Cómo puede ser algo grande cuando eres tú el único que no lo conoce? Lo repito: No puede ser gran cosa porque tú eres el único que no lo conoce. Como la comunicación es lo que Dios es, y todo lo que es el universo es comunicación, tú eres meramente una ruptura momentánea en esa comunicación, reprimido en tu mente. Jesús dice que aquellos que están separados ocupan un espacio muy pequeño. Por supuesto, porque no existen. Están colapsando continuamente.

Ahora escuchas este mensaje por primera vez, y lo cuestionas por estar obviamente determinado a no admitir su dimensión, ya que debes negar el poder de tu mente. La magnitud de mi enseñanza es una gran amenaza para ti porque es desinteresada. Se trata de la simple declaración DIOS ES. Sería imposible sobre estimar su magnitud. Lo que estás diciendo es: “Ah, eso me da miedo –me estás diciendo que verdaderamente soy todo. No me preocupa que me digas que tengo el poder de decidir el resultado. Pero la idea de no obtener un resultado es muy difícil para mí. Que yo soy en todo momento el resultado total, por ser la voluntad de Dios. Eso es lo que soy”. Y esa es la experiencia que quiero que tengas. Y es esa la experiencia que hasta ahora te has negado a tener.

Nota cuán sencilla es la solución. Eso no lo puedes tolerar. Jesús lo diría en tan solo una oración: “Estás a mi favor o en mi contra”. ¿Quieren dividir esto, tontos? Ustedes están a favor de Dios o en su contra. Tú crees que existe tal cosa como neutralidad –estás equivocado. ¿Todos lo entendieron? O estás a favor de la resurrección y de Dios o estás totalmente en contra de Él. No hay términos medios. Estar en contra no es algo real. Estar a favor es real. En todo momento. ¿Lo entendiste?

“Bueno, voy a asumir una posición neutral”. Qué tontería –¿para qué me pediste que te enseñara esto; para qué me pediste que te enseñara acerca de esto si tú no lo quieres escuchar? Obviamente, quieres escucharlo, pero tienes miedo de mirar las asociaciones que tienes acerca de ti. Porque podrías colapsar y darte cuenta que no vales nada. ¿Lo ves? La única cosa que el ego está determinado a no hacer es admitir que no vale nada. ¿A quién crees engañar? Estas dándole valor en tu mente a todas tus asociaciones, sin embargo desgraciadamente son tan pequeñas. “No son pequeñas, mira el terreno que domino aquí. Mira como todas estas asociaciones distinguidas me reconocen”. Qué tontería. Mientras más distinguidas, más miedo dan, ¿no te das cuenta? Y el no admitirlo es evadirlo. Chicos, no existe tal cosa como un pensamiento separado. No hay gente separada ahí afuera. Este es el final de esto ahora. No hay gente separada, separada de ti, demandando tu atención en asociación con alguna cosa. Es mentira. Nunca fue real.

“Bueno, conozco un famoso filósofo que enseñaba algo bastante parecido a lo que tú enseñas”. ¡Ah, caramba! Entonces lo que vas a hacer es aferrarte a la asociación de separación y hacerla real en tu mente. Solo hay una cosa que se pudo y se puede enseñar. Y es que tú eres el hijo perfecto de Dios. No hay otra cosa que enseñar. ¿Por qué continúas negándolo en vez de aceptarlo y estar en el cielo? Esa es la última pregunta. Y al haberla preguntado, ha sido contestada. Y tú estás en casa.

¿Te parece bien si me voy ahora? Bien

Tenemos un día muy bonito hoy. Ven a tu radiante luz aquí.

Qué día tan hermoso para transformarnos. Qué hermoso día para irnos a casa, a Dios y dejar todo esto atrás. Qué bello día para dejar todo por un momento sin sentirnos culpables al respecto.


Ésta es la transcripción de una charla profundamente transformadora ofrecida
por la reveladora mente del Maestro de maestros de Un Curso de Milagros relacionada
con los medios y el método para reconocer la transformación de nuestras mentes y cuerpos,
según nos escapamos juntos y libremente más allá del universo que nos rodea.

Esta charla será un catalizador para ti, lector, en tu propia identidad en el espacio/tiempo,
para tener la experiencia de iluminación necesaria que te permitirá poder cumplir
el propósito inevitable que tienes para vivir:
Recordar que eres íntegro y perfecto tal como Dios te creó.

Array ( [type] => )