#negociación #miedo #realidad-subjetiva #paz

La colaboración, la negociación
y la insubstancialidad del miedo

No confundas una tregua con la paz

El miedo es la necesidad de tener una definición de sí mismo.
El miedo y el juicio son sinónimos.

El pensamiento perceptual es un intento inútil de atacar la realidad. No confundas una tregua con la paz.

La paz de Dios no es un acto de negociación.
Negociar es un intento vano de conservar
el conflicto de identidad.

Tus opiniones no tienen nada que ver con la realidad.
La muerte no es otra cosa que una opinión irrelevante.

Tus opiniones no tienen nada que ver con la realidad.
La muerte no es otra cosa que una opinión irrelevante.

El miedo es una solución temporal para un problema irreal que no tiene solución.
El tiempo es una invención de la mente perceptual.

El miedo es meramente una organización cronológica del pensamiento perceptual.
No hay nada más atemorizante que una asociación que organice el tiempo de manera secuencial.

Como el conflicto siempre pertenece al pasado, no se puede resolver.

Date cuenta que llegar a un acuerdo significa tanto el resolver un conflicto
de forma amigable como el hacer una concesión denigrante o vergonzosa.
Qué absurda es la idea de que la realidad sea un procedimiento de colaboración.

La colaboración, la negociación y las mociones temporales son soluciones
que dependen de la observación (la muerte) para poder lograrse.
Todos son meros intentos banales para mantener la causa y el efecto tanto juntos como separados.
La realidad (creación) es la extensión eterna de una causa singular –
Dios tiene solamente un Hijo, y tú eres ese Hijo.

La opinión es siempre una declaración de una condición irreal relacionada
con un veredicto previo acerca de tu asociación conceptual de formas de pensamiento.
No tiene nada que ver con lo que en realidad eres y de hecho no existe.

Toda situación (relación de espacio / tiempo) no es otra cosa que tu identidad individual
(condición humana) intentando conservar su asociación de formas de pensamiento.
La preservación del pensamiento (el potencial) es lo que el tiempo (la muerte) es.

Array ( [type] => )